Hay de dónde tomar


Hace poco unos días el coach Carlos Cabral anunciaba su salida del programa de los Auténticos Tigres de la UANL para enfilarse a Guadalajara e integrarse al conjunto de los Borregos Salvajes. 

Las preguntas que muchos amigos nos hacían era ¿qué pasó? ¿Por qué se va? ¿Qué le hicieron? La respuesta fue simple y él mismo nos la confesó, le dieron una oferta de crecimiento deportivo que le gustó y listo, no hay nada detrás de ese hecho, incluso el mismo Juan Antonio Zamora le pidió que esperara un poco para hablar con el Rector y ver si se podía igualar, pero no, él tenía tomada su decisión y partió a la ´Perla Tapatía´.

Hasta ahí concluye una historia y comienza otra, la de designar a un nuevo head coach para Tigres Intermedia, y digo por designar y no encontrar, porque la verdad en la UANL no hay que buscarle mucho, existe mucho talento, hay fácil de dónde elegir a un buen entrenador, identificado con los colores de la ´Uni´, que sepa tratar a los chavos y que conozca el programa y forma de trabajar en el conjunto felino. 

De este tipo de estratega sin duda que los hay en Auténticos, de ahí que la partida de un coach no tiene por qué inquietar y mucho menos causar asombro, en esta institución se han hecho tan bien las cosas que hoy voltean otras escuelas a ver cómo trabajar para copiar su sistema, y en este caso, llevarse uno que otro entrenador o jugador. 

Esto no va a cambiar las cosas, el proyecto de los Tigres sigue y seguirá creciendo como hasta el momento, porque no depende de una persona, eso se los puedo asegurar.

CAMBIÓ AGENDA POR VERLAS GANAR

La semana pasada, las Tigrillas levantaban la medalla de oro en la Universiada, convirtiéndose en el primer conjunto en lograr esa presea en la historia de estos juegos estudiantiles. Ese momento fue único, no sólo por el triunfo, sino también por el apoyo que recibieron desde juegos antes por parte del Rector Rogelio Garza Rivera, quien estuvo presente todos los Playoffs y como él mismo lo dijo, no conocía el deporte, pero se enamoró de él y de la entrega de todas y cada una de las muchachas.

Fue tanta la pasión que despertó el equipo en el Rector que cambió su agenda en más de una ocasión para estar presente, tanto en la Semifinal como en el duelo por el título, gozando y sufriendo desde las gradas cada minuto en ambos duelos, lo cual al final tuvo su recompensa que fue la medalla de oro.

Retomamos el tema, porque ese hecho deja en claro el apoyo e interés que la máxima autoridad de la UANL tiene en su gente, en sus deportistas, como en otras ocasiones lo hace en el plano académico, social o cultural. 

El Rector siempre está atento a lo que hacen sus estudiantes, los motiva, los impulsa a ir más lejos, a seguirse preparando y eso no sólo se lo reconocen hoy los universitarios, sino también la gente de otras instituciones, quienes ven en el Ing. Rogelio Garza Rivera a una persona preocupada por su Alma Máter y quienes la conforman.

Bueno, fue tanto en entusiasmo de las chicas, que al final le regalaron una medalla con las iniciales de cada una de las jugadoras, momento que lo hizo emocionarse tanto al punto de llegar a las lágrimas, pero eso habla de una persona que tiene buenos sentimientos y sabe lo que su presencia representó para los Tigrillas, y el cual se gratificó con un oro más para la UANL. Bien por el Rector, sigue siendo un ejemplo a seguir para mucha gente.


Volver arriba