Hay que cambiar de actitud


Comenzó en Monterrey la tercera temporada, segunda para los equipos del norte, de la LFA con el ‘clásico’ entre Fundidores y Dinos...

Pero más que hablar del partido, el cual no demeritó en nada los esperado, quisiéramos abordar el tema de cómo los aficionados regios se han malacostumbrado a no pagar en eventos que son profesionales, o mínimo semiprofesionales, lo que afecta mucho el crecimiento de una liga y sus agremiados.

De todos es sabido que en la Sultana del Norte la gente sólo paga por ver futbol profesional, de lo demás no quiere saber costo alguno y eso está mal. 

Administrar un deporte a nivel profesional genera muchos gastos, sobre todo en una ciudad como Monterrey, que es cara y se requieren tienen que hacer muchos gastos no sólo en lo deportivos, sino también administrativos como campo, permisos, publicidad o promoción, seguros y muchos más. 

Sin embargo, el público quiere ir gratis o casi regalado y la verdad sea dicha, no se puede, y le agregaría, ni se debe, porque entonces no estamos valorando el esfuerzo de los directivos, jugadores, coaches, oficiales y toda la gente involucrada en un proyecto como el de la LFA.

Dejemos atrás esa pésima costumbre de querer que todo sea gratis en el deporte, ¿o a poco no pagan por ir al cine, a ver un concierto?, y mire que muchos de ellos son de mala calidad y hasta muy breves, o entrar a ver una obra de teatro y demás espectáculos que esta gran ciudad nos tiene cada semana.

Vamos acostumbrándonos a pagar, porque luego estos proyectos se quedan en el camino y nos andamos quejando que por qué en otras plazas sí, y aquí no. 

Sencillo, ellos pagan por el espectáculo y nosotros nos negamos a hacerlo.

AL ‘TIRA–TIRA’

No entiendo el por qué nuestras dos Ligas de futbol americano estudiantil más importantes del país siguen con la misma postura, una ‘tira-tira’ sin sentido, y que en lugar de favorecer al crecimiento y desarrollo del deporte, sólo dañan más la ya muy golpeada imagen de esta bonita disciplina.

Primero fue la ONEFA, la que publicó su comunicado sobre la resolución que la mayoría de sus agremiados dio, pero a los días la Conadeip respondió con una publicación similar como si eso fuera a resolver las diferencias. 

La realidad es que esas actitudes son infantiles, parece ‘chisme de barrio’ en lugar de tratar de resolverlo como lo que son, Ligas que representan instituciones educativas de gran calidad a nivel nacional e internacional.

Ustedes, señores directivos, creen que con publicar, o más bien dicho, ventilar así las cosas se resuelven las diferencias. 

Recuerdo que mis padres nos decían que los problemas no se arreglan ventilándolos ante los vecinos (la comunidad), sino sentándose y viendo la manera de como sí, pero siempre convencidos de que ambas partes deben ceder un poco, porque el darse golpes bajos a nadie le beneficia.


Volver arriba