Hiperpaternindad: ¿verdad o reto?


Dentro de cada mamá y papá hay una vocecita que constantemente te inquieta preguntado si como padre estás haciendo las cosas bien, temas como “falta de límites, tolerancia a la frustración, expectativa de logro, cultura de menor esfuerzo”, son temas de muchas reuniones entre padres y maestros, así que si por alguna razón eres de los convocados, te saltarán muchas preguntas.

Un fenómeno que está apoyando el fortalecimiento de los problemas anteriormente mencionados es la hiperpaternidad, en lugar que la sobre protección, el apoyo a las tareas, el quitar los obstáculos del camino de los hijos, ayude a desarrollar hijos exitosos, se esta obteniendo el resultado opuesto que esperamos.

En esta ocasión voy a dividir el artículo en tres partes la primera es invitarte a realizar el siguiente test para saber si eres o no un Hiperpadre, propuesta por Eva Millet en su libro: Hiperpaternidad. Del Modelo Mueble al Modelo Altar.

Responde contestando ‘sí’ o ‘no’.

1.- ¿Tenía ya un plan trazado para la vida de sus hijos antes de que nacieran?

2.- ¿Considera que se han convertido en el eje de su existencia?

3.- ¿Encuentra la paternidad o la maternidad más agotadora de lo que imaginaba?

4.- ¿Su agenda familiar la marcan las actividades de sus hijos?

5.- ¿Nota que en el día a día no llegan a todo, ni usted ni sus hijos?

6.- ¿Sus hijos menores de doce años tienen más de tres tardes ocupadas a la semana?

7.- ¿Les hace fotos con frecuencia y las postea en las redes sociales?

8.- ¿Sus hijos necesitan que usted esté con ellos para dormirse?

9.- ¿Sufren miedos habitualmente?

10.- ¿Al recogerlos en el cole, carga automáticamente con su mochila?

11.- ¿Los ayuda con los deberes (o se los hace) por sistema?

12.- ¿Se siente culpable por no darles a sus hijos todo lo que piden?

13.- Con frecuencia, ¿habla en plural cuando se refiere a sus hijos?

14.- ¿Ha excusado alguna vez a su hijo diciendo: ‘Es que tiene una baja tolerancia a la frustración’?

15.-¿ Compara lo que hacen los hijos de los otros con lo que hacen los suyos?

16.- ¿Llama a sus hijos –o le llaman ellos– varias veces al día?

17.- ¿Sus hijos tienen profesor de refuerzo, aunque no lo necesiten?

18.- ¿Los presiona para que hagan las actividades que usted quiere que hagan?

19.- ¿Discrepa a menudo con los maestros o entrenadores de sus hijos?

20.- ¿Sus hijos se aburren con frecuencia?

21.- ¿Sus hijos colaboran regularmente en las tareas del hogar?

22.- ¿Está satisfecho con la escuela de sus hijos?

23.- ¿Sus hijos comen de todo?

24.- Como familia, ¿tienen algunas tardes libres, sin nada planificado?

25.- ¿Acepta con deportividad que el equipo de sus hijos pierda?

26.- ¿Sus hijos son capaces de distraerse solos, sin supervisión adulta?

27.- ¿Sus hijos de más de doce años saben hacerse solos la comida?

28.- ¿Acepta que tomen una decisión por sí solos, aunque no la crea adecuada?

29.- ¿Su hijo adolescente se despierta por sí solo por las mañanas?

30.- ¿Les dice ‘NO’ a sus hijos como mínimo una vez al día?

(Puntuación: del 1 al 20, por cada Sí, 1 punto / del 21 al 30, por cada NO, 1 punto).

Resultado de las puntuaciones.

•Entre 0 y 5 puntos: usted no es ni un hiperpadre ni una hipermadre; seguro que le critican.

•Entre 5 y 10 puntos: en sintonía con los tiempos, usted practica la hiperpaternidad de tanto en tanto.

•Entre 11 y 20 puntos: es usted un hiperpadre o hipermadre ‘‘moderado’’, pero con peligro de convertirse en uno a tiempo completo (en especial, si ha contestado sí a las preguntas 1, 4, 11, 14 y 19).

•Más de 20 puntos: es hora de que empiece a dejar un poco en paz a sus hijos.

Ahora que ya tienes tu resultado te invito a leer la próximo columna sobre los tipos de hiperpaternidad, así como información sobre este modelo de crianza. Estos puntos pueden iluminar el camino que queremos seguir para enfrentar y resolver los conflictos que suelen presentarse en nuestras relaciones humanas.


Volver arriba