Instálate en el círculo del bienestar


La práctica médica más equilibrada es la combinación de la medicina antigua y la sabiduría nutricional. Estas recomendaciones provienen de la ciencia moderna más el ayurveda. En ambas tendencias aprendemos cómo la salud intestinal  influye y define la salud física y mental.

Antes de empezar, haz un ayuno intermitente  

Al igual que tú, tu intestino necesita un periodo libre; darle un espacio significa que pueda reducir la inflamación y eliminar agua. El ayuno intermitente permite que el organismo repare, descanse y resetee tu intestino. Planea un ayuno de 12-16 horas. Esto suena más fácil que lo que es, pero no es nada imposible que cumplir.

Empieza tu mañana con agua alcalina

Un vaso de agua tibia con una pizca de bicarbonato en tu estómago vacío hará maravillas a tu digestión (sin limón). La salud empieza en la correcta hidratación. Durante el día prefiere tomar infusiones de té como el EASYpH, Happytea Y Boss Tea. 

Come un desayuno libre de azúcar

Los azúcares de fruta están bien, sobre todo si son de fresas o frambuesas o toronja, pero asegúrate de que vayan acompañadas de suficiente grasa para no tener un pico de azúcar; es mejor masticar las frutas. Mi mejor opción es huevo más verduras. (Olvídate de esos panes que te dicen que son libres de...Masa es masa).  

A media mañana, toma té 

Hierve una taza de agua y toma té EasyPh combinado con Easydetox. Durante el día usa el Boss Tea y Happytea. Tomar tés de infusión de alta calidad como son los de Nutrición Avanzada restauran tu organismo. 

Para la comida, un plato de alimentos probióticos en un consomé 

El consomé no sólo es un suavizante mental, sino que ayuda en la producción de jugos gástricos, refuerza el recubrimiento intestinal y ayuda a las funciones del hígado y de los riñones. Escoge consomé de res o de verduras o pollo orgánico, y añádele una cucharada de kimche, sauerkraut o pickles, para que de una manera fácil añadas buenas bacterias a tu vida.

Evita comer entre comidas

Si te sientes tentado, toma más té o come zanahoria cruda y respira profundo. 

Añade probióticos a tu cena

Sociedades recolectoras y cazadoras comían 200 gramos de fibra al día, mientras que en la actualidad consumimos 15 gramos en una típica dieta actual. La mejor fuente de fibra es de carbohidratos complejos de plantas fermentables o probióticos, que estimulan el crecimiento de la bacteria buena ya presente en el intestino. Búscalas en las partes gruesas del brócoli, del espárrago, tallos de kale y toronja. Otros alimentos ricos en probióticos son algunos tubérculos como el jengibre, la parte fibrosa de las verduras, las leguminosas y los alimentos fermentados. 

Minimiza el estrés

El estrés tiene un efecto negativo en el intestino. Cuando estás estresado, liberas péptidos que conducen a inflamación, permeabilidad, hipersensibilidad visceral y motilidad intestinal. Intenta alguna de estas sugerencias para controlar tu estrés: trata de hacer una mini meditación, haz algunos ejercicios de yoga, toma el tiempo adecuado para hacer tus quehaceres para no presionarte, toma Natural Calm, Happytea y Boss Tea. 

Ve a dormir temprano

Un descanso adecuado –más de 8 horas diarias– ayuda enormemente a la salud física y neurológica y tiene un impacto en los niveles de estrés, y dará a tu cuerpo el descanso necesario para curar y resetear tu intestino.

Baja mis recetarios en ibooks. Vive FIT y Mexicano Libre de Gluten; sigue mis recomendaciones en la app MI NUTRIOLOGA.

Te invito a que te inscribas a noticiassaludables.com y seas parte del circulo del bienestar.