Italia: ¿comenzó el colapso global


Signo de los tiempos. Los pueblos ya estamos hasta los hipermegacogollos de tanta corrupción e impunidad de los políticos, que se aferran a las ubres mientras sus sociedades se hunden en la violencia, la desfachatez y la discordia social. En España destituyeron al presidente, en Italia ganaron los euroescépticos, y en México se prevé un sismo electoral. Lo de Italia es curioso: el partido Cinco estrellas se alió con la Liga Norte. La izquierda se sumó a la derecha (como si Sanders y Trump hicieran coalición con el fin de echar a los políticos del status quo).

Italia lleva por lo menos 2,000 años de turbulencias políticas. Pero limitémonos a las últimas décadas. Italia ha tenido 64 gobiernos desde el final de la Segunda Guerra Mundial: un nuevo gobierno cada 14 meses, en promedio. Este nueeeeeevo gobierno presentó su plan al presidente de Italia, Sergio Mattarella. El Presidente de Italia es casi un papel puramente ceremonial, como (formalmente) la reina de Inglaterra. Pero sí tiene la autoridad para rechazar nombramientos clave del gobierno, incluidos el primer ministro y el ministro de Finanzas.

Y eso es exactamente lo que hizo: rechazar al nominado para el ministro de Finanzas, un economista llamado Paolo Savona, quien es un conocido crítico del euro. El presidente Mattarella (sin duda ordenado por su amos globales, escamados tras el Brexit) lo consideró demasiado peligroso para el puesto. La historia es más enredada, pero ésta es la trama básica detrás de la crisis más reciente. Lo que es importante es el enorme impacto que tuvo esta telenovela en todo el mundo. Este impacto se resume en tres vertientes.

3-lecciones-3

1.- El mismo día que Matarella rechazó a Savona, los mercados de todo el mundo sufrieron una sacudida. La bolsa de valores italiana cayó 5%, lo que se considera un bache mayor. Pero también los mercados bursátiles gringo, chino y japonés experimentaron sentones. ¿Cómo? Se entiende los italianos, y hasta cierto punto los europeos. ¿Pero que el rechazo de un ministro de Finanzas en Italia afectara los mercados de todo el mundo? Esto no prueba nada, por supuesto, pero sugiere que la situación financiera global está prendida con alfileres, y cualquier detalle la pone a temblar. Si esto lo causó un suceso tan menor, ¿qué pasará con un evento mayor?

2.- Los mercados bursátiles no fueron los únicos sacudidos. También lo fueron los bonos. Después de todo, las acciones son adrenalínicas, pero los bonos se supone son seguros, estables, incluso aburridos, particularmente los bonos soberanos. Pero en Italia sus rendimientos a dos años pasaron de golpe de 0.9% a 2.93% (correlativamente, sus precios bajaron en esa misma proporción) y hasta en EUA cayeron de 2.93% a 2.77% (lo que se considera un movimiento mayor, el segundo descenso mayor desde el del día siguiente a que Trump ganara las elecciones en noviembre de 2016, y eso fue casi un terremoto).

3.- Lo más ilustrativo es que nadie vio venir esa sacudida. Incluso hace apenas seis meses, es dudoso que alguien hubiera predicho que el rechazo del ministro de Finanzas de Italia causaría un pánico financiero global. Y sin embargo sucedió. La moraleja es obvia: la causa de la próxima gran recesión puede ser algo completamente oscuro e impredecible (el evento que siempre se menciona es el asesinato del archiduque Fernando en Sarajevo, lo que desató la pavorosa guerra "mundial" de 1914). Lo inquietante es que probablemente nadie se dará cuenta hasta que sea demasiado tarde. Es que, por ejemplo, si los activos estables y seguros, como los bonos del gobierno, pueden reaccionar tan violentamente ante un evento tan insignificante, ¿cuán volátiles serán los activos más riesgosos cuando haya una crisis real? Nada más imagínate lo que sucederá con todos los activos-basura (como las empresas no rentables y muy endeudadas tipo Tesla o Netflix) cuando se produzca una desaceleración real.

El colapso real

Pero esos eventos políticos italianos son pequeñeces. El peligro real en el ámbito bancario es otro (y ya tuvimos antecedentes en México hace días: un dizque hackeo). Noticia del 1 de junio:

"El imperio del dinero digital sin efectivo ( cashless society) recibió un duro golpe a su credibilidad el viernes, ya que los titulares de tarjetas Visa en toda Europa no pudieron realizar transacciones. Causada por una aparente ´falla de hardware´, la interrupción generalizada de la red afectó a grandes partes del continente, una región que ya ha realizado movimientos hacia una sociedad sin efectivo. En el Reino Unido, por ejemplo, el 77% de todas las compras minoristas en octubre se hicieron con plástico, y Visa administra el 95% de todas las tarjetas de débito en el país. En pocas horas, las economías locales sintieron la presión y el pánico. El gerente de una cafetería londinense reporta que perdió £ 3.000 al verse obligado a tirar el exceso de alimentos no utilizados".

Y sobre ese evento el conspiranoico Jeff Berwick especula: "La naturaleza centralizada de estos gigantes financieros hizo que varios bancos grandes emitieran disculpas públicas, incluido el Royal Bank of Scotland y el Bank of Ireland, otro recordatorio de por qué la arquitectura descentralizada de las criptomonedas es mucho más sólida y confiable. Visa emitió una declaración que negaba las afirmaciones de que la interrupción de la red fue causada por piratas informáticos deshonestos, pero ¿y si fuera un trabajo interno?"

"Toda esta debacle podría haber sido una prueba planificada para ver cómo reacciona el público cuando se colapsan los sistemas de pago tradicionales, lo que se puede esperar que ocurra por más de un día durante el próximo colapso financiero. Sabemos que los globalistas aman las sociedades sin efectivo. Los gobiernos tienen todo el interés en ir al 100% digital para eliminar la privacidad y poner en marcha una red global de impuestos para completar su total subyugación de todos los humanos en la Tierra. Esto será genial para los bancos, por supuesto. Piense en todas las tarifas que pueden cobrar. Si pagas todo digitalmente, no sólo dependes de un tercero para tener acceso a tus fondos, sino que su vida completa está planificada, compra por compra".

"Es una gran bendición para los gobierno y los recaudadores de impuestos, también, garantizar que los líderes deshonestos (políticos) y los burócratas reciban una porción del pastel de todos, todo el tiempo. Y hay otra razón. Las economías de estilo keynesiano siempre terminan en un colapso completo. Y antes de que implote bajo su propio peso, la van a detonar".


Volver arriba