Monterrey
Moisés Lopéz Cantú
Moisés López Cantú

¿Qué respiramos?

La Banqueta se Respeta


William es un amigo nuevo, vive como a 5,000 km de Monterrey. Aldo, Martín, Fátima, Ana, Eduardo y Óscar son amigos no tan nuevos, pero tampoco tan viejos. El amigo nuevo y los amigos no tan viejos no se conocen, no saben de la existencia de uno y otro.

El amigo nuevo me sorprende cuando menciona la idea-concepto-lucha que crearon los amigos no tan nuevos: La Banqueta se Respeta.

Resulta que La Banqueta se Respeta es más que un pequeño colectivo con origen en la ciudad de las banquetas áridas e inhóspitas. Es una idea poderosa, concepto que trasciende distancias y culturas: hay que respetar lo que es de todos, el lugar donde nos encontramos, conversamos y construimos ciudadanía.

La queja-conversación de amigos universitarios se convirtió en un proceso de diálogo, a la Habermas, que construyó un discurso contra la captura del espacio público y el abandono de la responsabilidad de protegerlo y enriquecerlo. Perfecta expresión de la teoría de las esferas de Habermas.

La Banqueta se Respeta llega a su “mayoría de edad”; la queja se convirtió en un discurso sólido, y lo celebra con el IV Congreso Peatonal Mexicano. Sin recursos han montado un evento brillante, donde coinciden activistas, académicos y desarrolladores de vanguardia. También estarán, si así lo quieren, autoridades del desarrollo urbano, la vialidad y el transporte.

El evento se celebrará en la Universidad Única, del 19 al 21 de mayo, y el programa se puede ver en http://congreso.peatonal.org/. Destacan dos invitados especiales: Guillermo Peñalosa (“Toda ciudad debe tener una ley con dos palabras: peatones primero”) y Blanca Valdivia (“Los espacios contribuyen a configurar las realidades”).

Él es líder de la ONG 8 80 CITIES y ella del colectivo barcelonés Punto 6. Las ideas fuertes de ambos se centran en hacer ciudades vivibles: personas de 8 a 88 años deberían poder desplazarse por las calles sin ningún problema y repensar para transformar sin discriminar.

El amigo nuevo celebrará con los amigos no tan nuevos, aunque no se conozcan. Los regios celebraremos la esperanza, el poder de las ideas y el acercamiento entre los aparentes opuestos.

Es tiempo de que la idea fuerza “La Banqueta se Respeta” se asuma como mandato social y se transforme en leyes, reglamentos, proyectos y presupuestos estables y consistentes en el tiempo. Ciudades vivibles, espacios que generen ciudadanía y sentido de pertenencia, lugares en donde todos quieran y puedan estar. Orgullo de ser, orgullo de pertenecer, orgullo de transformar, para incluir, para que todos encontremos plenitud en el regocijo de los otros, los que son, los que somos.

Feliz mayoría de edad, amigos de la Banqueta se Respeta.


Sigue leyendo...
Volver arriba