La cuesta que no cuesta


La cuesta de enero es por antonomasia lo que prosigue a las fechas decembrinas y me alarma ver cómo en las charlas, pláticas y noticias se ventila el término “cuesta” como parte del vocablo obligado en enero, pues solo una semana atrás los centros comerciales, tiendas de juguetes y departamentales se encontraban a reventar, los cines y restaurantes hacían su ‘‘agosto’’ en diciembre. Pero hoy, a escasos 10 días, la angustia, el miedo y la incertidumbre se apoderan de la población.

• Tampoco ayuda ver cómo los medios de comunicación enfatizan incrementos de precios, aterrorizando literalmente a quien está frente al televisor, haciéndolo más vulnerable al ataque de pánico, convenciendo de manera involuntaria a que éstos acudan a gestionar préstamos o llevar sus pertenencias a empeñar para sobrellevar la temporada, poniendo en riesgo su patrimonio, pues los intereses moratorios de esos préstamos pueden llegar a ser una carga muy fuerte que se prorratea durante todo el año; este tipo de actos pueden llevar a lacerar más la economía familiar.  

• “La diferencia entre lo que hacemos y somos capaces de hacer resolvería la mayoría de los problemas del mundo”, frase que se le atribuyen a Mahatma Gandhi; si bien la podemos aplicar en estos momentos como una solución a nuestros problemas culturales, ¿qué podemos hacer diferente? ¿Cómo revertimos el efecto consumista de diciembre? 

• Las respuestas a estas interrogantes están en la capacidad de replantear nuestros hábitos y costumbres que por décadas hemos practicado, el reloj no se puede retornar, por lo tanto, los gastos incurridos el mes pasado ya se hicieron, lo que tenemos que hacer a partir de hoy es buscar las soluciones: 

1.- Comience su año con un presupuesto familiar, tómese el tiempo este fin de semana y siéntese con su familia para juntos diseñar un plan de gastos mensual que sea congruente con los ingresos que tenga el hogar. 

2.- Revisen los gastos no importantes que afectan las finanzas familiares y en consenso decidan cuáles eliminar, postergar o disminuir, esto ayudará mucho a liberar su presupuesto.

3.- Viva de acuerdo a sus posibilidades presentes, nunca tome decisiones con ingresos que no tiene en la bolsa. 

• Con estos simples puntos usted puede comenzar a marcar el rumbo diferente en este 2018, lo que pasa afuera no afecta a lo que vive usted adentro. Decía el famoso Albert Einstein “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes”. Si en los años previos sus acciones no le resultaron, cambie, decida crear nuevos hábitos, en un principio será difícil acostumbrarse, pero puedo asegurarle que si los pone en práctica tendrá un feliz 2018. 







Sigue leyendo...
Volver arriba