La fiesta de anomalías


Le cuentan a Protágoras que un actor clave en el explosivo revés electoral logrado ayer por el PRI en el Tribunal Estatal, fue el abogado Juan José Aguilar Garnica...

Conocido litigante, académico en facultades universitarias de Nuevo León, Aguilar Garnica ha logrado ya varios hitos en su trayectoria como asesor de los hombres de la política...

Dicen los que saben, que el tema clave para las impugnaciones que presentó el partido tricolor es el entendimiento de la Ley Electoral, la cual estudiaron exhaustivamente para saber dónde la habrían violado los diversos actores involucrados en armado de casillas, conteo de votos o traslado de paquetes, entre otros...

Y con lo que se toparon fue una verdadera fiesta de anomalías, al punto de que les sobraban los causales de nulidad de las casillas...

Con decirle a usted que, en opinión de quienes le saben a estos asuntos, la elección del 2018 en Nuevo León fue verdaderamente una de las más descuidadas de la historia, plagadas de anomalías y tropelías, con lo cual esos calificativos de "un cochinero" no son para nada exageraciones...

Una de las probables causas del tremendo descuido y desorganización, tuvo que ver con que es la primera vez que la Comisión Electoral maneja una sola casilla donde se ve lo local y lo federal, y nomás no les dieron las manos para tanto... Otra causa, por supuesto, los muchos que buscaron hacer ´chanchullo´...

Nomás para que se dé una idea... Dicen que algunos operadores de esos que manejan ´estructuras´ o comités vecinales, con tal de que perdieran sus candidatos rivales, organizaron que funcionarios se retrasaran para que las casillas abrieran tarde, pero lo que se dice ¡tarde!, lo que ahuyentó a muchos de los votantes tempraneros, que eran justamente los enviados por sus ´rivales´... ¡Zácatelas!

Total, entre la desorganización y las trampitas, el PRI nomás no batalló para anular las suficientes casillas que les permitieron obtener el triunfo... ¡hasta ahora!...

***

Y bueno, del otro lado de la moneda... Hay quien dice que quien merece el Óscar al mejor actor de reparto por el exabrupto que protagonizó ayer afuera del Tribunal Electoral, sería el senador panista por Nuevo León, Raúl Gracia...

Bueno, al menos eso es lo que Protágoras escucha que externan algunos sospechosistas de esos de "segundo piso" –o sea, los que dicen que ven las cosas ´desde máaas arriba´–, y que en este caso no se sienten muy convenidos de que ese conato de bronca entre panistas y priístas haya sido muy real que digamos...

No falta el que se pregunta si esos gritoneos de "¡son unos ladrones!" fueron auténticos o si más bien eran pa´ despistar, con la clara intención de que pareciera que están rete encabritados, cuando –sospechan los conspiracionistas– a lo mejor estos señores negociaron como en los viejos tiempos de las "concertacesiones"... ¡Upss!

Vamos, queda claro que debieron existir anomalías en la elección para que las casillas pudieran anularse. De ello no hay duda, pues de otra forma los magistrados correrían un grave riesgo si anularan casillas sin el sustento apropiado.

Sin embargo, donde existe margen de maniobra, es en la decisión de los partidos de impugnar o no, y cuántas casillas impugnar, etcétera, etcétera, ¿ya me sigue, estimado lector?

Y es que, ahí le va: desde hace algunos sexenios, los neopanistas nuevoleoneses, justamente los de la generación de Raúl Gracia, se han sabido llevar bastaaante bien con los ´neopriístas´ de la administración de Nati y pa´ delante...

Acuérdese que si alguien impulsó a Raúl Gracia al Consejo de la Judicatura fue nada menos que Natividad González Parás, que a su vez buscaba un aliado secreto de ´bandera falsa´, o sea, panista, que jugara de su lado mientras aparentaba ser oposición...

Dicen –pero ojo, no nos consta–, que desde entonces panistas y priístas en Nuevo León, al menos las nuevas generaciones, saben ponerse de acuerdo muy bien cuando lo necesitan... ¿Sería el casoooo? ¡Ufff!

***

Se entera Protágoras que los que se negaron a ir a comer con "El Bronco" ayer fueron tooodos los miembros de la bancada de diputados federales electos por Nuevo León del Partido Encuentro Social, que dicho sea de paso, es la bancada mayoritaria entre los próximos representantes de nuestro estado...

Y es que resulta que Jaime Rodríguez convocó a todos los legisladores federales recién electos a echar una comilonga en su rancho, donde estarían presentes los miembros más destacados de su gabinete, que con la intención de que hagan buenas migas para estos tres años siguientes.

El tema es que los del PES, en bola, decidieron no acudir, considerando que ni "son los tiempos", ni tampoco "El Bronco" "guardó las formas ni el fondo", ya que intentó brincarse a la dirigencia estatal del PES a la hora de hacer la invitación, a sabiendas de que así no jala la polaca...

Resultado final, estos seis legisladores le hicieron el feo... ¡Ups!

¡¡ Yássas !!

Volver arriba