OpiniónMonterrey
Más del autor

Dos gotas de agua

El poder de un elogio

La importancia del silencio

2021 en disputa

Impuestos a herencia y nueva izquierda

Dos enfoques, ¿cual deberíamos de tener?

Otra de Cri-Cri

La gran tarea de los papás


Después de leer muchos comentarios sobre el papel de las mamás en la educación de sus hijos, (cuando la mamá tuvo que compartir la responsabilidad  del ingreso familiar, creando así el abandono de la madre en la educación de sus hijos) recordé  la poesía-canción de Franco de Vito, No basta, que me gusta mucho por su lírica, su música y porque es un excelente mensaje para los papás: "No basta, traerlos al mundo porque es obligatorio, porque son la base del matrimonio o porque te equivocaste en la cuenta".

Se nos olvida a muchos papás y mamás que tener un hijo es, desde luego, una gran alegría, pero también es una gran responsabilidad. Pero el reto más importante de esta responsabilidad es que el tiempo no espera a que seamos responsables cuando nos plazca hacerlo,  pues los hijos nacen, crecen y cuando menos lo esperamos, abandonan nuestra casa para vivir su vida.

Por lo que debemos usar nuestro tiempo de una manera responsable para prepararnos para ser buenos padres antes de la llegada del bebé, para soñar lo que será cuando crezca, para actuar para que así sea y para preparar mi yo interior para alimentar el suyo. En cierto modo, la planeación estratégica personal para ser un buen padre o una buena madre. 

Hace tiempo recibí un excelente mensaje que relataba lo que Abraham Lincoln le pedía al profesor de su hijo para que lo ayudara a transformar a su hijo en un hombre de bien. Le mandé este mensaje a un buen grupo de amigos y familiares y pronto recibí una retroalimentación de mi correctora de estilo, quien me comenta, con su estilo tradicional: "Ajá... y a los papás ¿no les toca hacer nada? Por eso estamos como estamos...". Su mensaje me hizo reflexionar y pensar que en los tiempos actuales, el mensaje de Lincoln debería de transmitirse a los papás de nuestros niños y niñas. ¿Que les diría ahora Lincoln a los papás mexicanos?

1.- Querido papá y mamá, tu hijo tiene que aprender que no todas las personas son justas ni todas son veraces, enséñele que por cada villano hay un héroe,  y que por cada egoísta hay un generoso.

2.- También enséñele que por cada enemigo hay un amigo y que más vale moneda ganada que moneda encontrada. 

3.- Enséñele a perder sin frustrarse ni enojarse y también a gozar correctamente de las victorias. Aléjelo de la envidia y que conozca la alegría profunda del contentamiento.

4.- Haga que aprecie la lectura de buenos libros, sin que deje de entretenerse con los pájaros, las flores del campo y las maravillosas vistas de lagos y montañas.

5.- Haga que aprenda a jugar sin violencia con sus amigos. Explíquele que vale más una derrota honrosa que una victoria vergonzosa. Que crea en sí mismo y en sus capacidades aunque quede solito, y tenga que lidiar contra todos.  

6.- Enséñele a ser bueno y gentil con los buenos y duro con los perversos. Instrúyalo a que no haga las cosas porque simplemente otros lo hacen, que sea amante de los valores.

7.- Que aprenda a oír a todos, pero que a la hora de la verdad, decida por sí mismo. Enséñele a sonreír y mantener el humor cuando esté triste y explíquele que a veces los hombres también lloran. 

8.- Enséñele a ignorar los gritos de las multitudes que sólo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones. 

9.- Trátelo bien pero no lo mime ni lo adule, déjelo que se haga fuerte solito. Incúlquele valor y coraje, pero también paciencia, constancia y sobriedad.    

10.- Transmítale una fe firme y sólida en el Creador. Teniendo fe en Dios también la tendrá en los hombres. Entiendo que les estoy pidiendo mucho pero hagan todo aquello que puedan".

Yo le recomiendo dedicar tiempo a todo aquello que sea importante para usted en la educación de sus hijos. Recuerde lo que dijo El Principito al darse cuenta de que su rosa, que él consideraba tan especial, tan única, no lo era tanto: "Lo que hace tan importante a tu rosa es el tiempo que tú le has dedicado". Lo que hace tan importante a tus hijos, a tu familia, a tus amigos y a tu comunidad es el tiempo que les has dedicado. 


Volver arriba