La Motivación


La motivación puede ser algo muy poderoso o muy pobre. Puede ser sencillo entrar en un estado de euforia o caer en la espiral de la procrastinación. Esta guía viene de un estudio científico que busca descifrar la ciencia que está detrás de ella, de cómo conseguir la motivación en primer lugar y de cómo mantenerse motivado a largo plazo.  

I. ¿Qué es la motivación y cómo funciona?

Motivación se define, en forma coloquial, como la disposición general para hacer algo. De forma exacta la podemos definir como menciona Steven Pressfield, novelista de Trinidad y Tobago, en su libro The War of Art,  y que creo que es el núcleo de la motivación: “En algún momento, el dolor de no hacerlo se convierte en mayor dolor que hacerlo”. En otras palabras, en algún momento, es más fácil cambiar que quedarse igual. Cada elección tiene un precio, pero cuando hay motivación es más fácil soportar la inconveniencia de la acción, que el dolor de permanecer igual.

Algo muy sorprendente de la motivación es que llega después de empezar el nuevo comportamiento, no antes. La idea errónea de que en la pasividad vendrá el cambio entorpece muchos progresos. Como dice la Primera Ley de Newton: “Objetos en movimiento o quietud, permanecen en igual estado a menos que se ejerza una fuerza externa sobre ellos”. Lo mayor fricción será al inicio: si tú empiezas algo, el progreso se dará más naturalmente. La motivación es el resultado de una acción, no su causa.

II. ¿Cómo llegar a estar motivado y actuar?

Poner un horario, escoge un lugar de trabajo específico, haz una lista de super adecuada (imprime tu lista en nutricionavanzada.com.mx).

Parece simple, pero esto pone en piloto automático tu capacidad de hacer elecciones y hará que tu voluntad funcione sin importar el nivel de motivación. Deja de esperar a que la motivación llegue como un rayo inspirador y pon un horario, escoge un lugar de trabajo, compra tus alimentos de forma saludable, y así aplica a todos tus días. Esta es la diferencia entre profesionales y aficionados. Los profesionales ponen un horario, escogen un lugar y compran lo adecuado a una dieta y cumplen; los aficionados esperan a sentirse inspirados. ¿Tú que eres? 

¿Cómo motivarte aunque no tengas ganas?

Ten un ritual que predisponga tu trabajo:

Ejercítate más consistentemente con calentamiento rutinario previo. Toma Boss Tea. 

Empieza cada día libre de estrés; ten un ritual de meditación. Toma Happy Tea durante el día, y después de tus alimentos toma té Easy Detox + Easy PH, de preferencia tibio. 

Duerme mejor, con una rutina saludable cada noche, luz, sonido, relajación, etcétera, para convertir la motivación en una costumbre y mantenerte fiel a tus rutinas.

III. ¿Cómo permanecer motivado a largo plazo?

Aprender a utilizar la ‘Regla de Ricitos de Oro’ y trabajar en los retos con el grado de dificultad adecuado a ti. La mayoría de los seres humanos disfrutan los retos, siempre y cuando estén dentro de las zonas óptimas de dificultad. Si están por debajo de las capacidades objetivas resultarán aburridas, y si están por encima serán desalentadoras. Pero las que están en el límite del éxito-fracaso son altamente motivantes. A este fenómeno se le llama la “Regla de Ricitos de Oro”. ¡No muy difícil, no muy fácil: sólo perfecto! Esta regla es clave para mantener la motivación a largo plazo. Si has encontrado que te sientes desmotivado, probablemente tu meta está por debajo de tus capacidades, y si estás aburrido o estás desalentado, está sobrepasándote. Ajusta tus metas a tus habilidades y la motivación volverá. Te sentirás retado, pero capacitado; nunca te arrepentirás de un trabajo bien hecho.