La plata y la biología humana


Como todos los avances científicos o tecnológicos trascendentes, esto es asombroso y probablemente fantasioso (no faltará quien lo tilde de “conspiranoico”). En fin. Leo en un boletín de análisis financiero (http://goldenjackass.com/) que la plata tendrá en un futuro no muy lejano un papel ciertamente muy distante de sus tradicionales usos como metal monetario y como metal industrial (más de 10,000 aplicaciones actuales aparte de joyería, electrónica y medicina).

Este enfoque de la plata como material que algunos considerarán “mágico” tiene que ver con ciertas presuntas nuevas tecnología energéticas limpias que por fin pueden hacer realidad la vieja promesa de mandar al cesto de la basura de la historia a las tecnologías sucias basadas en la quema de materiales fósiles (carbón, petróleo, gas) que no son otra cosa que energía solar encapsulada.

El artículo dice que la plata “está en el proceso de mostrar que se encuentra en sincronía casi perfecta con las ondas mentales del cuerpo humano utilizables en aplicaciones tecnológicas”. Suena a fumada mayúscula, ¿no? Casi como los postulados de la física cuántica, vaya. Esperemos andanadas demoledoras, pues además de sus promesas innovadoras, esta nueva tecnología amenaza intereses gigantescos, añejos, monopólicos, poderosísimos, inescrupulosos.

Silver lining

Esta tecnología se basa en la “implosión” y en el acceso a la electro-magnetosfera que hoy ya es suficientemente comprendida para emprender su uso práctico. “Esta tecnología promete ajustar el actual paradigma energético global a un formato no contaminante. Los combustibles fósiles serán gradualmente abandonados, como fuentes energéticas primarias, a medida que lo permitan los nuevos métodos. El enorme inconveniente contaminante de los combustibles fósiles, propio de la economía industrial de los últimos dos siglos, será poco a poco borrado”.

Siguiendo con esa exposición técnica, leo que un número de elementos que tienen un solo isótopo útil, incluyendo entre ellos la plata, pueden utilizarse para producir energía limpia mediante métodos relativamente sencillos en la construcción de esos instrumentos. Dentro de esos elementos metálicos la plata es única porque su único isótopo tiene propiedades especiales que parecen ser resonantes con el campo de fuerza que el cuerpo humano genera biológicamente.

“Estamos sensibilizados por ese mismo formato energético, que ya se entiende lo bastante para proceder a desarrollar con ella aplicaciones prácticas: comandos de control biológicamente generados”.

“Se ha sugerido la posibilidad de usar un enlace psicológico para dirigir un sistema de control de instrumentos, como parte de la plataforma tecnológica alienígena capturada en 1947. Nos referimos a procesos de ondas mentales, es decir, psíquicos. Estamos apenas descubriendo los secretos finales de esta tecnología. Parecen corresponderse con ciertas técnicas que ya conocemos hasta cierto punto, relativas a la práctica de la meditación”.

Es curioso que la expresión en inglés “silver lining” se use para enfatizar el aspecto optimista de una situación que en la superficie parece melancólica o desalentadora. Como la bala de plata supuestamente garantizada para matar Nosferatus o vampiros humanos. Expresión, por cierto, pocas veces mejor empleada que en este caso.

Todo es energía

O dicho de otro modo, lo único que existe es energía: la materia no es otra cosa que vibraciones, y lo que llamamos “vida” no es sino energía más información (por eso los virus no está propiamente vivos: son información sin energía propia; tampoco los rayos están vivos: son energía sin información). http://bit.ly/2ExjOrQ.

Sigamos con este tema que francamente suena a ciencia-ficción (y te lo digo yo, que me pasé algunos años escribiendo cuentos de este género). Veremos si también en este caso la ciencia termina por imponerse a la ficción (que es lo que suele ocurrir).

“La plata monoatómica al parecer rápidamente atenúa (altera, controla) el campo de manera que permite la entrada de una fuente energética biológica. El enlace de estos elementos, en la práctica, produce una tecnología que puede ser capaz de convertir esos comandos biológicos en instrucciones de control. Esto hace que la plata sea extremadamente valiosa, por lo menos mientras encontramos o creamos otro elemento o sustancia o técnica para utilizar en esa aplicación. Ha sido sugerido que la nave que se estrelló en 1947 usaba algún tipo de aleación o isótopo de plata para este preciso propósito. El campo energético ambiental alrededor de la nave al parecer era el que creaba las condiciones necesarias para permitirle saltos en las coordenadas espacio-tiempo. Tanto el tiempo como el espacio pueden ser alterados (atenuados, controlados) en nuestra dimensión, por estos campos energéticos especiales, porque existen en estados de ‘extra condicionalidad’. Este aspecto es tanto fascinante como propicio para confundir a muchos científicos tradicionales”.

Ya sobre terrenos menos abstractos, dice:

“Sabemos que actualmente esta tecnología existe en ciertos ámbitos reservados o secretos. ¿Te imaginas cuánto valdría hoy un monopolio sobre este asunto? Por fortuna, esta aterradora posibilidad monopólica ha sido frustrada por una gran cantidad de filtraciones y por numerosas investigaciones recientes en Rusia, China e Irán que permitirán que esta tecnología se divulgue públicamente como una fuente de acceso libre. Es importante subrayar que toda esta tecnología funciona cuando es simplemente impulsada mediante energía emanada de este campo. La conclusión última es que por fin tendremos control útil sobre este campo mediante el uso de nuestra mente porque se trata del mismo campo energético con el que funciona nuestro cuerpo. Pronto perfeccionaremos las habilidades biológicas para controlar esta nueva tecnología. Estos métodos tienen el potencial para producir un infrecuente entorno descentralizado. Por lo pronto piensa básicamente en la plata como el conductor mediante el cual podremos acceder y luego controlar estos campos energéticos vía dispositivos bio-tecnológicos. En tanto no podamos sustituirla o eliminarla, la plata será esencial en esta tecnología. Estamos apenas en la era de los Picapiedra respecto de refinar estos usos prácticos y, sobre todo, prevenir su ruptura o secuestro monopólico”.

gfarber1948@gmail.com

www.farberismos.com.mx

Volver arriba