Las ´pejementiras´


En lo particular, estimado lector, me considero un ciudadano promedio; para algunos buenos amigos, una "chucha cuerera" en el periodismo taurino; pero eso sí: me reconozco como un perfecto ignorante con cierto grado de cultura, conocimiento y visión intuitiva, pero muy razonada con el sentido común, en el análisis político de la información que sus actores y los medios de comunicación generan.

Lo anterior lo manifiesto antecediendo a lo que seguro vendrá como cascada de críticas al título y contenido de mi columna de hoy por aquellos "notables", "business men", políticos, oportunistas, fervientes seguidores, militantes y borregos que comulgan más por intereses particulares que por la ideología de "ya sabes quién": con el casi eterno candidato presidencial conocido como "El Peje".

Y es que, partiendo desde el principio, tenemos como antecedente que el exmilitante priísta, excandidato perredista y ahora creador y dueño político morenista, no ha dado color a lo largo de su permanente campaña presidencial (que en esta ocasión va por su tercer intento) de propuestas sólidas, serias, razonadas y viables para ofrecerle a nuestro país certidumbre y un promisorio futuro bajo su soñado y anhelado mandato.

Su discurso, el de su primera campaña, el de la segunda y el de hoy, habla como estrategia fundamental de su lucha por ganar seguidores de "la mafia del poder": los políticos corruptos a los que (como nuestro otrora héroe del Libro Vaquero y "Jinete sin Cabeza" en su momento nos prometió) meterá con todo el rigor de la justicia a la cárcel.

Sin embargo, en la logística y operación alrededor del moreno candidato se sospecha que siguen bajo su muy moreno, casi oscuro manto, operando a su favor tras bambalinas y en lo más negro de lo oscurito, aquellos que antaño fueron videochamaqueados recibiendo maletas atiborradas de dinero.

Y si a esto le agregamos la inclusión en su morena lista para el Senado, al cuestionado, señalado, perseguido y autoexiliado líder minero "Napito", podremos comprender un poco el tamaño de los "compromisos" y la forma libre y democrática de manejar los intereses partidistas entre sus militantes, que dicho sea de paso, muchos de sus auténticos y genuinos miembros, no han sido siquiera, medianamente considerados en el reparto de las posiciones.

Lo anterior nos indica a todas luces que el tabasqueño tampoco es un "santo" y con las decisiones democráticas tomadas en su calidad de líder y "dueño" del moreno rebaño pronostica la transmutación inminente en caso de ganar la elección en el título de su coalición formada para mantener con vida las prerrogativas de los chiquitos PT y PES, por el de "Junto Haremos Histeria".

Y es que en el quehacer de su permanente exposición mediática, hacerse acompañar de quienes se acompaña y lanzar a diestra y siniestra bravuconadas al viento, como el amague de "soltar al tigre", vender un avión, pactar un indulto criminal, cancelar la construcción del nuevo aeropuerto capitalino, o prometer crear chamba y meter a la cárcel a los corruptos, no abonan en algo positivo para el análisis reflexivo de su posición como candidato. Populismo y demagogia pura, dirían los que saben.

Sin embargo, líder en las encuestas no por méritos propios, sino por el hartazgo ciudadano en el México pobre, ese que no piensa más que con las tripas por una razón elemental de supervivencia, el ciudadano común y corriente nuevamente queda expuesto a ser pisoteado en su esperanza, como aquí en Nuevo León ha sido pisoteado el ser pensante y reflexivo que obsequió su voto, su voluntad y su futuro por un cambio genuino y verdadero que nunca llegó.

Cierto es que el valor del voto individual en el mercado de la democracia mexicana se cotiza igual, independientemente del estatus económico, educativo, moral o social de quien lo emite. Pero en un país que está lleno de pobres, de analfabetas e ignorantes como el nuestro, las promesas, las esperanzas –y en este caso, las "pejementiras"– de quienes buscan el poder por el poderoso poder de poder, se convierten en la música para los oídos de aquellos que reclaman el bienestar que otros anteriormente les han prometido y han fallado.

Justo es reconocer que con una base tan endeble en la aportación concreta, viable, seria y reflexiva de soluciones para nuestro país, hoy más que nunca, el moreno y popular candidato está más cerca que nunca de consumar su sueño de llegar a la Presidencia, pero con los antecedentes históricos y oscuros de su andar en la política y el de la gente que le rodea, en mi particular opinión, seremos todos nosotros los mexicanos y no él (en caso de que gane) los que justamente nos iremos mucho a la... allá, donde está ubicado su ranchito. ¡Y pa´l baile vamos!

Por hoy es todo, amable lector, medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy sea para usted un reparador domingo. Nos leemos en cabritomayor.com, donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas, además de las más importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en "Crack" nos tendrá el próximo viernes en "Por los Senderos Taurinos" y aquí mismo dentro de ocho días.


Volver arriba