Las ventajas del silencio


Estamos tan acostumbrados al ruido que hemos olvidado lo que es estar en silencio, al parecer es una habilidad que día a día se cultiva y se ejercita. Sin embargo, en el ir y venir se nos olvida hacerlo por lo menos un rato. Algunos pueden estar en desacuerdo y me podrán decir que por sus ocupaciones no hablan mucho o que sí tienen tiempo de silencios, pero les regreso la pregunta y este silencio también es mental o no estás hablando verbalmente, pero tienes toda una conversación con alguien en tu cabeza.

La importancia del silencio radica en su nombre y lo relacionamos con tranquilidad, atención, concentración etc. Lo observamos en un estudiante en la biblioteca, en un paraje tranquilo, incluso en la oración.

Esta práctica se está perdiendo y con ella el tiempo de hablarnos a nosotros mismos. El otro día un adolescente me preguntaba: ¿cómo puedo saber para qué soy bueno?, ¿cómo sabré cuáles son mis talentos? La respuesta que se me vino a la mente es: Pregúntate a ti mismo.

El momento en que te visualizas en un futuro: ¿cómo es?, ¿cómo te ves vestido, qué te ves haciendo? Pero tristemente a los jóvenes no les hemos enseñado a hablar con ellos mismos, y esto es porque a nosotros como adultos nos cuesta hablarnos, ¿será el tiempo? ¿Será la metodología? O, ¿será por el temor? 

Cuando haces este ejercicio de silencio, nos gustaría pensar que lo hacemos bien con sólo no decir nada, pero realmente te hablas, te felicitas, pero también haces balance, regularmente a esta parte la mayoría le saca la vuelta, y es que podemos mentirle a todos sobre lo bien que nos va o lo felices que somos, pero tú y sólo tú conoces la verdad; podemos poner miles de excusas, pero sólo tú sabes si realmente ese obstáculo era tan insalvable o te faltó compromiso.

La realidad es que nos posponemos a nosotros mismos, y eso le estamos trasmitiendo a las nuevas generaciones; no lo confundamos con el egocentrismo, sino lo que los psicólogos llaman el insight. Mediante un insight el sujeto ‘capta’, ‘internaliza’ o comprende, una ‘verdad’ revelada. 

Puede ocurrir inesperadamente, luego de un trabajo profundo, simbólicamente, o mediante el empleo de diversas técnicas afines. Un insight provoca cambios en la conducta de los sujetos, ya que no sólo afecta la conciencia de sí, sino su relación con respecto al resto, sobre todo, tomando como base la mirada holística gestáltica, la cual dice que el todo es más que la suma de las partes. 

La mayoría de las escuelas psicológicas coinciden en que es más importante la realidad percibida que la realidad efectiva (lo que realmente acontece). A diferencia del egocentrismo que  es la característica que define a las personas que creen que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás.

Enseñamos a nuestros jóvenes a pensar en ellos, a salir adelante, pero de una forma egocéntrica no internalizada, no les enseñamos la autorreflexión, la autocrítica constructiva, los rodeamos de tanto falso triunfo que cuando llega su momento de fracaso no saben qué hacer, incluyendo aceptar la responsabilidad de sus acciones, tenemos casos, donde “no choqué... me chocaron”, donde la poca conciencia combinada con sustancias pueden ocasionar terribles consecuencias tanto físicas como sociales.

Les sugiero las siguientes estrategias propuestas por Shermer, en la técnica U:

- Suspender nuestra tendencia a la crítica y a enjuiciarlo todo. Debemos concientizar que nuestras opiniones y creencias afectan la realidad y, por lo tanto, también median nuestra capacidad para hallar soluciones creativas

- Ser capaces de redireccionar. Debemos aprender a comprender los fenómenos desde diferentes posiciones, aprender a ser empáticos y reflexionar sobre perspectivas diversas

- Dejar ir: se refiere a abandonar los estereotipos, las barreras, los juicios acerca de la calidad de nuestras ideas

- Dejar llegar: permitir a la mente que se llene de ideas, que pueden resultar descabelladas, extremadamente imaginativas... no importa. Se trata de dejar que nuevas visiones y formas de comprender accedan a nuestra mente



Volver arriba