¡¿Listos?!


Enero, mes lleno de motivación, conocido por tener los gimnasios llenos y las tiendas de ropa deportiva saqueadas. Aprovechando toda esta motivación, me gustaría compartir cinco recomendaciones para asegurarnos de que enero sea un mes para crear hábitos que nos acompañen el resto del año. 

1.- Desayuna. Si eres de las personas que no acostumbra a desayunar, te reto a que cambiemos ese hábito por uno más sano para ti. No tiene que ser un desayuno pesado, puedes iniciar tu día con un delicioso y práctico licuado, por ejemplo: 

En la licuadora agrega 1 taza de fresas, 1 taza de leche de almendras, 1 cucharadita de canela, licúa y listo. 

2.- Haz ejercicio. Si el hábito del ejercicio no es parte de tu vida, antes de ir corriendo a inscribirte a un gimnasio te recomiendo mejor empezar por rutinas en casa, salir a caminar, asistir a clases de prueba de alguna clase de baile o pilates, etc. He escuchado infinidad de veces cómo muchísimas personas se comprometen a un gimnasio en enero y terminan pagando todo el año sin asistir lo suficiente como para que valga la pena. Es importante definir qué tipo de ejercicio es el que más te gusta y después investigar qué gimnasio te puede ofrecer lo que buscas. También es importante tomar en cuenta las distancias y el tráfico entre el gimnasio, tu casa y tu trabajo. 

3.- Empieza por frutas y verduras. Si parte de tus propósitos es comer más sano o bajar de peso, entonces es importante empezar a incluir todos esos nutrientes encontrados en las frutas y verduras, todos los días. Si, todos los días, y entre más variado mejor ya que cada fruta y/o verdura ofrece diferentes nutrientes. Cada quién necesita diferentes cantidades pero si empezamos por incluir una taza de fruta y dos tazas de verdura todos los días, el hábito de comer más saludable se va a ir formando. No tiene que ser ensalada o licuados todos los días, encuentra la manera en la que más disfrutas de estos frescos y nutritivos alimentos. 

4.- Disminuye productos procesados. Todos aquellos productos llenos de azúcar, grasas trans, nitritios, nitratos, jarabe de maíz, colorantes artificiales, conservadores etc... sabemos que no son buenos para nosotros. Sin embargo, si no quieres complicarte y estar leyendo todos los ingredientes de cada producto, te doy mis dos reglas básicas que te pueden ayudar en tu siguiente ida al super: 

- Entre menos ingredientes tenga un producto, mejor, y si todos los ingredientes los puedes pronunciar y sabes qué son, mucho mejor. 

- Evita todo lo que tu tatarabuela no pudiera reconocer como comida. 

5.- Toma agua. No me canso de decirles a todos mis pacientes, siempre tomen aguan. Si eres de las personas que se les va el día y no se acuerdan de tomar agua, empieza el hábito de tomar 2 vasos de agua al levantarte. De esta manera empiezas el día ayudando a tu cuerpo a eliminar toxinas, hidratándote y estimulando tu sistema digestivo. Y así poco a poco ve incluyendo más vasos de agua durante el día, para ir creando un hábito que te ayudará el resto de tu vida. 

Enamórate de cuidarte a ti mismo. Disfruta cada paso que te acerca a tu meta, cada alimento que sabes que va a nutrirte, cada vaso con agua, cada ida a tu clase de baile o cada caminata... Recuerda, se trata de crear un estilo de vida. 

Be Healthy. Be You.


Volver arriba