Llega más gasolina y más cara


Actualmente es mucho más económico surtir gasolina del lado texano que en Monterrey. Las condiciones han cambiado y los precios también. Para ser más claros: hoy los regios pagamos hasta 57% más por los mismos litros de combustible que compraríamos del otro lado.

Es falso que la reforma energética nos iba a traer muchos beneficios, principalmente en el precio de la gasolina atendiendo a la apertura del mercado. Al contrario, nos fue peor.

El subsidio de los combustibles ha sido dañino para las finanzas públicas del país, pero en México la gasolina siempre ha subido. Nunca ha bajado.

Lo confirman los sucesivos "gasolinazos": desde el 2012 a la fecha la gasolina verde ha aumentado 79%, y la roja 83 por ciento. Hoy aquí pagamos $19.67 pesos por litro de Premium y $17.89 pesos por litro de Magna, es decir, un 40% y 57%, respectivamente, frente a sus similares en EUA. 

Una de las principales razones de este cambio de escenario tiene que ver con que la dependencia de la gasolina importada ha crecido considerablemente, simple y sencillamente porque en el país no hay capacidad para abastecer el mercado.

Esto se puede ver en otro comparativo sobre las ventas totales. La importación pasó de representar el 45% del consumo interno en 2013 al 71% el año pasado. De hecho, entre enero y febrero último la gasolina que vino desde fuera para consumo ya había superado el 75 por ciento.

En México se ha fallado feo con Pemex. La idea de que toda la vida la vaca seguirá dando sin tener una mirada empresarial y técnica sobre el asunto, no hay reforma que nos salve.

La falta de inversión en las distintas refinerías ha provocado una baja de 52% de producción en los últimos 10 años. Incluso, en Cadereyta, que es una de las refinerías más productivas, ha venido a la baja en un 20% en la última década.

Para esto, el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dice tener una "solución".

Ya avisó lo que hará con Pemex si llega a ser Presidente. En vez de exportar crudo, México se concentrará en producir combustibles de valor agregado, dijo. "En un periodo de tres años estaríamos consumiendo nuestra propia gasolina sin depender de la que viene del exterior".

Habría que aclararle a AMLO que es la venta de crudo y no la producción de gasolina lo más rentable del negocio petrolero. En EUA piensan al revés. Es más, los bajos márgenes de rentabilidad de la gasolina han hecho que el país vecino no construyera una sola refinería desde la década de los 70.

Por lo tanto, en México, es obvio que se debe atender y recuperar décadas de atraso y despilfarro en el tema de las refinerías para hacerlas más eficientes, pero creer que con esto se acaban todos los males, probablemente haya un desconocimiento general de la industria. 

Cerrarle la puerta a la venta de crudo es, cuando menos, una apuesta delirante, cuando es uno de los principales recursos que debe defender y optimizar el país.

Volver arriba