Los cuatro jinetes del apocalipsis de las empresas


1.- La rotación de personal va a costar este año a las empresas mexicanas, $1,200 millones de pesos.

2.- La inseguridad representa para la industria nacional un costo anual en lo que va de 2018 superior a los $37,000 millones de pesos, entre pérdida de cargas, equipo y pago de deducibles, a las compañías de seguros. Sólo la ANTAD, Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, lleva gastados más de $30,000 millones de pesos en los últimos 12 meses en la compra de tecnología de protección y pago de seguridad privada.

3.- La inversión extranjera, alrededor de la cual giran miles de micros, pequeñas y medianas empresas, sufre un retroceso de $2,000 millones de pesos desde el 2 de julio, lo cual representa una pérdida de 37,000 empleos directos e indirectos.

4.- El acoso fiscal del SAT y de sus aliados del IMSS ha provocado el cierre de 1,348 empresas micros, pequeñas, medianas y grandes desde mediados de enero del presente año

Les explico:

1.- El segmento más golpeado por la rotación de personal es el de las tiendas de conveniencia, como Oxxo, 7-Eleven y similares: El índice a octubre 31 fue de 180% anual, lo cual quiere decir que en 12 meses la plantilla laboral completa de estas tiendas se va, y el 80% de los nuevos ingresos se vuelve a ir. La ciudad más golpeada por este fenómeno es desde hace siete meses, Acapulco, y la razón principal es la inseguridad que priva en ese puerto. Monterrey está a media tabla, con un 80%.

Las empresas de seguridad privada están en segundo lugar en este fenómeno: 170% de rotación anual registraron en el mismo lapso. Esto es muy peligroso, porque quiere decir que los guardias que cuidan los negocios no alcanzan a conocer bien o familiarizarse, con la dinámica de sus clientes.

Otro segmento muy vapuleado es el de la agroindustria, principalmente en regiones como Puebla, Estado de México y Veracruz, en los cuales los robos a granjas y plantas de alimentos han provocado una rotación de 90% anual.

El segmento restaurantero, aglutinado mayormente en las CANIRAC que operan en todo el país, registra un 115% de rotación anual y créanme, no es a causa de la falta de transporte, sino a otros factores de los cuales me ocuparé en mis siguientes columnas.

En este tema, las empresas autotransportistas de carga reportan un 120% de rotación anual, principalmente en los puestos de operadores de camino, que sufren como pocos los asaltos y otros delitos de las bandas criminales.

2.- El alto costo que representa la contratación de guardias y empresas de seguridad privada, aunado a la compra de equipos electrónicos de protección, ha modificado radicalmente los números de los estados de resultados de las empresas mexicanas.

Es tal el efecto de este problema, que la cotización de las acciones de empresas públicas ha perdido mínimo un 10% de su valor atribuido principalmente a los riesgos que algunos segmentos de la industria y el comercio sufren ante la delincuencia.

3.- Aunque las declaraciones públicas de sus funcionarios no hablan del asunto, Kia Motors, Ford, en Sonora; Nissan, en Aguascalientes y Lowes, a nivel nacional, según datos que obtuve de personal de las áreas de finanzas de estas cuatro firmas, están retrayendo sus inversiones debido al ambiente de incertidumbre que priva después de la asunción al poder del primer gobierno abiertamente izquierdista de México.

Incluso Lowes ya anunció que se va de México con todo y sus 13 tiendas. Algunos dirán: no aguantaron nada, por aquello de que apenas duraron en México 8 años.

4.- El IMSS tiene tres veces más visitadores o auditores que el SAT. Ambas instituciones han sembrado un verdadero ambiente de terror entre empresarios que ya no quieren queso, sino salir de la ratonera.

Uno de ellos que aceptó hablar con la condición del anonimato me dijo que sus 12 tiendas de artículos para el hogar están en proceso de liquidación debido a la ferocidad de las auditorías que el SAT le ha recetado y cuando el IMSS olió sangre, le cayó con requerimientos para el pago de obligaciones laborales que habían sido prorrogadas seis meses para darle oportunidad al negocio de respirar.

No en balde, el clamor generalizado de las cámaras de comercio y de industria a nivel nacional es que dejen trabajar a sus afiliados, porque a como están las cosas, el IMSS y el SAT se están volviendo socios indeseables de cuanto negocio se les atraviesa en sus aviesas intenciones.

Estos son los cuatro jinetes del apocalipsis empresarial en el México de estos días.

(Con datos de la firma especializada en control de rotación y ausentismo, Sistemas Integrados de Mercado SA de CV).

Volver arriba