Los de casa son favoritos...pero no se confíen


Hoy continúan los juegos divisionales dentro de la NFL. En el primer encuentro, los Acereros de Pittsburgh reciben en casa a los Jaguares de Jacksonville.

En la campaña regular ya tuvieron un enfrentamiento, que fue marcado por las cinco intercepciones del quarterback de Pittsburgh, Ben Roethlisberger.

En ese partido, los de ´negro y amarillo´ se vieron fatales, no lograron hacer puntos, fueron dominados en la línea y la defensiva fue ´agua´.

Pero de ese juego a la fecha, todo es muy diferente.

Pittsburgh tiene uno de los ataques más letales de la Liga. Por aire y por tierra pueden dominar a cualquiera.

Su punto débil –en muchas ocasiones– es su falta de concentración. Cometen castigos y también se confían.

Los partidos a este nivel no tienen margen de error, así que para ganarle a Jacksonville tienen que jugar como verdaderos profesionales.

Por su parte, Jaguares se vieron muy limitados la semana pasada ante Bills.

Su mariscal de campo, Blake Bortles, corrió más de lo que pasó. Con esas armas pueden sorprender, pero no ganar siempre.

Más no hay que darlos por muertos. Tienen una defensa que puede colapsar hasta la mejor línea.

En el juego de la tarde, los Santos de Nueva Orleans van contra los Vikingos de Minnesota. 

Santos llega embalado, dominando el juego terrestre y si a esto le sumamos la experiencia de Drew Brees, Vikingos puede tener serios problemas.

Los ´chicos de morado´ son ordenados y dominan en la línea. Pero para ganar, tendrán que sacar el mejor talento de Sam Bradford, que lo tiene, sólo que a veces lo esconde.

Será, sin duda, la prueba de fuego.


Sigue leyendo...
Volver arriba