Los mercados y López Obrador


Al día siguiente de que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció que Octavio Romero Oropeza sería el director de Pemex, el spread de la empresa –la diferencia entre el precio de compra y el de venta de un activo financiero–, perdió $6,000 millones de dólares de valor en los mercados. La designación de un ingeniero agrónomo cuya experiencia financiera fue cuidar los dineros del gobierno de la Ciudad de México cuando la gobernó López Obrador, fue muy mal vista por los inversionistas que reaccionan rápidamente y sin miramientos. Como Pemex requiere un financiero, no un perfil distinto, los mercados le mandaron un aviso preventivo al próximo Presidente de México sobre qué no puede hacer, si quiere evitar meterse en honduras financieras.

Este episodio describe la forma ligera cómo se ha venido comportando López Obrador y su equipo, que al no ver las consecuencias de sus actos, está chocando cada vez más fuerte con la realidad. El viernes pasado, la prensa dio a conocer las minutas de la Junta de Gobierno del Banco de México, donde advirtió los riesgos que entrañan las contradicciones de las propuestas que está anunciando el presidente electo porque afectarían el control fiscal –léase la posibilidad de entrar en un déficit fiscal y un mayor endeudamiento–, que muy lejos de alcanzar una tasa de crecimiento de 4%, como ha repetido que alcanzará en 2019, lo que resultará es en una caída del crecimiento y presiones inflacionarias.

Los focos en los sectores financieros en México y el mundo se están poniendo en rojo. De acuerdo con un mapa de riesgo elaborado en julio pasado por el grupo financiero francés BNP Paribas, uno de los principales en el mundo, la situación del país se va a ir deteriorando con López Obrador de manera muy acelerada durante su primera parte del sexenio. En 2019, ven una inercia que lo ayudará en el crecimiento, el control de la inflación, las condiciones monetarias, los mercados y el marco institucional, aunque registran el inicio del deterioro en materia fiscal y las reformas.

Para 2020, lo único inercial que anticipan es el crecimiento económico, porque ven un deterioro en el manejo de la deuda, de la inflación, disminución en la inversión ante el empantanamiento de las reformas, y cambios en la agenda institucional que empezarán a apretar las condiciones económicas, lo que llevará a una reducción en los ahorros fiscales y una creciente insatisfacción de las agencias calificadoras. En 2022, pronostica BNP Paribas, no habrá nada inercial. El deterioro moderado que se había registrado en los dos primeros años de gobierno de López Obrador será sólo en el potencial de crecimiento, porque ven un deterioro "agudo" en el endeudamiento, la espiral inflacionaria y el freno súbito de las inversiones de capital, que se traducirá en un crecimiento menor y una mayor deuda. O sea, el proyecto de López Obrador de estimular el crecimiento, dar empleo a todos los jóvenes y reducir la brecha de la desigualdad estará haciendo agua, y sus promesas de campaña y sueño de lustros, se empezarán a ahogar y a generar una crisis económica, por malas decisiones internas, que no se veía desde hace casi un cuarto de siglo.

¿Por qué si las ideas de López Obrador son tan buenas están viendo que camina hacia el desastre? Una explicación es que su equipo económico está quedando muy lejos de las expectativas que tienen los mexicanos del próximo gobierno. La semana pasada la columnista Martha Anaya mostró la punta de ese iceberg que es lo que está prendiendo las señales de alarma por todos lados. La periodista reveló un encuentro entre el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, y su sucesor, Carlos Manuel Urzúa, donde se habló de crear una zona franca en la frontera. González Anaya le dijo a Urzúa que sería un error, y que los números que tenía eran incorrectos. El próximo secretario de Hacienda respondió que lo que estaba mal eran sus números hasta que, como había dicho Anaya, se dio cuenta que había calculado mal el IVA.

Ese episodio no es una anécdota. Cuando llegaron por primera vez a la Secretaría de Hacienda, el equipo económico de López Obrador se sorprendió que los recursos del gobierno no eran del tamaño que ellos pensaban y no dejaban de preguntar en dónde se encontraba el resto del dinero. En otro momento pidieron que se cancelara un programa de emprendedores para destinar esos recursos a un programa social, hasta que fueron informados que eso provocaría el quiebre de 30,000 pequeños empresarios. Más adelante se enteraron de que su ambicioso plan de producir gasolinas en las renovadas refinerías no va a funcionar porque el crudo mexicano es tan pesado que no puede ser refinado con la configuración que tienen las plantas en México.

La impresión que han dejado con quienes ha hablado el equipo económico de López Obrador, en México y en el extranjero, es que tienen buenas intenciones, pero desconocimiento de cómo funciona una hacienda federal. También han notado que tienen muchos prejuicios e ideas que no se corresponden con la realidad. Las desconfianza de los mercados también está encontrando asideras en lo que han visto del equipo económico entrante, que tiene como palanca de presión a un presidente electo que quiere hacer mucho con menos dinero. Eso es una de las contradicciones que el discurso político permite, pero que choca con las finanzas públicas y provoca la reacción de los mercados que castiga sin miramiento.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa

Volver arriba