Los mitos de la edad adulta


La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar, consiste también en cómo nos comportamos mientras esperamos”, Joyce Meyer.

• El tema de la diversidad generacional nos ha llevado a concentrarnos en el ser y quehacer de los millennials. No obstante, si consideramos la esperanza de vida y otros fenómenos sociales, económicos y demográficos, por un buen tiempo deberemos poner atención también a las generaciones anteriores, primordialmente al adulto mayor. ¿Cuáles son las características distintivas de este grupo poblacional?

• Contrario a lo que nos revela la sabiduría convencional, estos personajes superan por mucho las cualidades y características de las nuevas generaciones en el contexto del trabajo, de acuerdo con numerosos estudios. Los temas son: productividad, resiliencia, multihabilidades, adaptación digital, adecuación al cambio, creatividad, entre otros.

• Estudios recientes del MIT indican que los colaboradores mayores ostentan productividad, confiabilidad y lealtad notorias, comparados con otros grupos de edad. El mito de que los trabajadores jóvenes son superiores en estos términos lamentablemente ha contribuido a una discriminación por edad injusta, ya que los más adultos realmente exteriorizan menos ausentismo, menor desgaste físico y un exiguo rechazo por las nuevas tecnologías, atributos que permiten mayor eficiencia en las actividades laborales. 

• Basadas en datos de la demografía, economía y psicología, investigaciones de la escuela de Wharton demuestran que los colaboradores de mayor edad son más creativos, innovadores y emprendedores que los jóvenes. De igual manera, Peter Cappelli, autor de Managing the Older Worker, afirma que la suma de todas las dimensiones asociadas al alto desempeño mejora con la edad. El tema es que el aprendizaje y la experiencia compensan y superan la disminución natural de algunos cambios físicos y mentales asociados al envejecimiento. Otro factor publicado por la Universidad de California consiste en que el declive de la capacidad cognitiva de los individuos inicia desde los 20 años, pero se mitiga con una vida metódica y regulada, por lo que una persona inteligente y activa de 75 años puede superar laboralmente a un individuo sedentario de cuarenta. 

• Incidentalmente, la característica que integra todas las anteriormente descritas es la paciencia, como virtud opuesta a la inmediatez, actitud y comportamiento que conlleva a pretender que todo se resuelva con prontitud. La paciencia indudablemente se desarrolla con el tiempo y se caracteriza por pensar racionalmente, superando conductas emocionales perniciosas. Las crisis frecuentemente provienen cuando lo emocional obstaculiza el pensamiento racional, aunque el balance entre ambas es más promisorio.

• No olvidemos que el secreto de la paciencia, misma que fortalecemos con el tiempo y la experiencia, consiste en hacer otras cosas productivas  mientras esperamos.


Volver arriba