¿Mamitis... yo?


Ser madre es una misión a la que muchas mujeres se enfrentan por diferentes causas y de la que disfrutan diariamente. En muchas ocasiones las madres se pueden preguntar, ¿cuál es la mejor manera de educar, criar, cuidar...? Lamentable (o afortunadamente) no existe una receta única, existen muchas opciones, tantas como la cantidad de mamás y todas ellas son válidas.

Mamás afectivas, sobreprotectoras, metiches, posesivas, sanas, enfermas, cómplices, rivales, etc...Y es que una madre cuida, enseña, quiere, da consuelo, riñe, educa, transmite valores. Son muchas y diferentes las facetas que engloban las facetas de una madre. No existe una escuela de formación para mamás, no hay examen de admisión, no hacen prácticas, algunas por modelamiento sabe que hacer pero otras no, se basan en su intuición, se fundamentan en un amor incondicional e instintivo y lo modifican de acuerdo con su forma de ser personal, su manera de ser mamá ...

 ¿Con qué mamá te identificas? Saber qué tipo de madre eres te puede ayudar a conocerte, comprenderte, ser capaz de potenciar tus virtudes y disfrutar de la maternidad. Para Celia Rodríguez Ruiz, psicóloga clínica sanitaria, especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil y directora de Educa y Aprende.  "Existen tantos tipos de madres, como madres. Ser madre implica una relación especial entre madre e hijos, una relación que se apoya en un vínculo afectivo, que se basa en un instinto de amor incondicional y se manifiesta en la crianza y educación de los hijos, así como en la provisión de cuidados y protección del bienestar de los niños. La maternidad implica ser una súperheroína, capaz de leer el pensamiento, de mirar con rayos equis, de anticiparse a los problemas y encontrar soluciones efectivas. Una súperheroína inagotable que antepone las necesidades de sus hijos a las suyas propias. Cada madre, antes de madre es mujer y tiene su propia personalidad. Esta personalidad es la que va a definir el tipo de madre que cada mamá es". 

Saber el tipo de madre que eres, permite la reflexión que va a permitir disfrutar de la maternidad, desarrollarnos como personas, y ser las mejores madres sin desesperarnos en el intento. La Dra. Rodríguez Ruíz  a partir de rasgos generales podemos hablar de los siguientes tipos de madres:

1.Madre supercontroladora. Son madres que creen que deben controlarlo todo para asegurar el bienestar de sus hijos. Son madres que tienden a sobreproteger a los pequeños para que no les pase nada, intentan solucionarlo todo y se anticipan a las decisiones. Son madres que en muchas ocasiones se obsesionan tanto por el control que llegan a agotarse ellas mismas y agotan a los demás. Estas madres deben aprender a relajarse y dejar un poco el control, es importante dejar espacio a los niños.

2.   Madre absorbente, posesiva. Es el tipo de madre que necesita a sus hijos. Este tipo es similar al anterior, pero no igual. En este caso no es tanto la necesidad de controlar como de saber lo que hacen los hijos, lo que piensan, lo que quieren, y tratar de absorber su tiempo. Es importante que este tipo de madre, aprenda a dejar espacio y aprenda a respetar la intimidad de sus hijos.

3.   Madre perfeccionista y exigente. Son madres que ven todas las virtudes de sus hijos y están orgullosas de ellas. Por esta razón tratan de explotar al máximo las virtudes de su hijo, llegando a límites demasiado exigentes. Por un lado es bueno enseñar al niño a sacar lo mejor de sí mismo y aprender a superar las dificultades, pero debemos aprender a hacerlo basándonos en el proceso y no en el resultado. Este tipo de madres deben aprender a respetar la opinión e intereses de sus hijo.

4.   Madre compañera cómplice. Este tipo de madre intenta ocupar un papel de amiga, de compañera, de cómplice en la vida de sus hijos. Pero nuestros hijos no necesitan una amiga, necesitan una madre. Es importante saber ser amiga de nuestros hijos, pero sirviendo de modelo  y manteniendo el estatus de madre.

5.   Madre afectuosa. Todas las madres son afectuosas con sus hijos es lo natural y lo sano para hijos y para madres. Puede parecer que chiflamos al ser afectuosas, pero no hay que confundir el cariño, con la ausencia de limites o con la sobreprotección.

Espero que las ideas que se comparten en este espacio sean de ayuda y orientación en este hermoso pero agotador proceso de ser mamás.

Volver arriba