Más recursos para la movida electoral


En la Ley de Egresos proyectada para el 2018 destacan dos cuestiones que el gobierno estatal debería, cuando menos, justificar: el aumento de la burocracia y la reducción de inversiones públicas, coincidentemente con el año electoral.

No queremos pensar mal, pero motivos sobran para sospechar. Las aspiraciones políticas del gobernador Jaime Rodríguez suponen modificar prioridades y agenda para el año que viene.

Una simple lectura nos dice que en los próximos meses lo que necesita “El Bronco” es más gente que le ayude a promocionar su marca rumbo a Los Pinos y no tanto ejecutar obras que, como ha sucedido hasta ahora, pueden esperar un tiempo más.

Además, suena contradictorio que una administración que enarbola la bandera de la austeridad y que en su momento presumió reacomodar todo el aparato burocrático, decida contratar más personal y casualmente en áreas más cercanas a los votos.

De acuerdo al Paquete Fiscal 2018, el gobierno “independiente” contempla sumar 621 burócratas más comparado con los que le fueron aprobados para este año. Es decir, pasará de 16,042 plazas a una nómina de 16,663.

Para balancear el presupuesto, entre otras cuestiones, la administración del “Bronco” jaló recursos de donde pudo, como el de estimar invertir $2,700 millones de pesos menos en proyectos estatales, lo que representa una caída del 47% respecto al 2017.

Este recorte, como dijimos líneas arriba, puede traducirse tranquilamente en apoyos para fines electorales si observamos el incremento de burócratas en el polémico programa “Aliados Contigo” y en la Secretaría de Administración, las únicas dos áreas que pasarán a contar con más personal dentro de todo el organigrama burocrático.

Creemos que a los diputados, como a buena parte de los nuevoleoneses, les brincará esta distribución de fondos que piensa hacer el gobierno.

Sobre todo lo que tiene que ver con el plan “Aliados Contigo”, cuyo propósito social se ha modificado sobre la marcha, ya que de tener gente comprometida con la pobreza, recabando información para focalizar los problemas, ahora estos polígonos serán utilizados para fortalecer el voto, incluso, con un 20% más de personal.

Este caso es muy particular. Los que en su momento fueron “aliados”, jóvenes que, viviendo en zonas marginadas experimentaban las necesidades de la población de escasos recursos, pasaron a ser “soldados” del proyecto independiente rumbo a la Presidencia.

Ahora, harán otro tipo de encuestas, pero nada que ver con la cuestión social, sino enfocado a lo electoral.

Esta manipulación de gente derivada de una alocada carrera política del gobernador que cae en continuas contradicciones es la foto que se espera que se profundice para el año que viene.

Seríamos ingenuos si no advirtiéramos que “El Bronco” tiene desde hace meses un alto porcentaje de la burocracia trabajando en favor de sus aspiraciones. 

La maquinaria electoral es enorme que, incluso, escapa a los intentos de simulación. 

Por ejemplo, un programa que quizás no diga mucho como el “Seas quien Seas Sígueme”, del Instituto Estatal de la Mujer, –orientado a una vida sin violencia– también ha caído en desgracia. 

Le cuentan a este Vigía que empleados del instituto son acarreados a los eventos del gobernador y, por otra parte, son obligados a responder favorablemente cuestiones ligadas a la administración “independiente”. Nada extraño dentro de un contexto de gestión distorsionado.

De tal manera que, para propósitos del gobierno, tiene “lógica” lo del presupuesto presentado, por más ilógico y repulsivo que represente para los intereses de los nuevoleoneses.

Volver arriba