México produce mucho oro, pero no se lo queda


En esta columna hemos explicado en múltiples ocasiones cómo el oro, al ser el verdadero dinero aceptado por la humanidad a través de miles de años, continuará con gran demanda en las próximas décadas y, por ende, la inversión para extraerlo continuará.

Entre la demanda y la producción, México está en una paradoja; es de los países que más reservas y producción del metal áureo tienen a nivel global, pero es de los que menos lo acumulan, mientras otras economías emergentes se apresuran a acumularlo antes de que llegue el no inmediato, pero sí inevitable, colapso del dólar.

Esto lo podemos deducir de los datos que entrega el reporte Gold Yearbook 2018, de CPM Group. Éste es un documento de referencia sobre las reservas y producción de metales en todo el mundo, y que revela el comportamiento de las naciones sobre la minería y la acumulación de distintos minerales.

Por ejemplo, entre 2007 y 2013, las reservas en oro de México crecieron de 0.1 millones de onzas troy a 4.0 millones. En 2014, bajaron a 3.9 millones de onzas y, desde entonces han permanecido sin variación.

México se encuentra en el lugar 12 de reservas internacionales en dólares, con un total de $164,900 millones de dólares (mdd). Pero, por el contrario, no está ni entre las primeras 15 naciones con más reservas en oro. Las economías emergentes con mayor número de reservas son China, en quinto lugar con 59.2 millones de onzas troy; y Rusia es sexto con 59.1 millones.

De acuerdo con el reporte, México cuenta con el 3% de las reservas globales de oro y es el octavo productor de oro más grande del mundo después de China, Australia, Rusia, Estados Unidos, Canadá y Sudáfrica.

Llama la atención que, pese a la evidente riqueza del país en oro, el Banco de México (Banxico) prefiere aumentar sus reservas internacionales en dólares cuando el rey de los metales es el “escudo” por excelencia ante choques financieros.

“Pareciera que algunas economías emergentes, como México, Brasil, Tailandia y Filipinas, usan el dólar como indicador de compra. Estos países realizaron importantes compras durante 2010-2012 cuando el dólar se debilitó frente a una cesta de monedas debido a la política monetaria acomodaticia de la Reserva Federal y otros factores. A medida que el dólar se recuperó gradualmente de sus niveles de 2010-2012, estos bancos centrales vendieron parte de sus compras de oro o dejaron de realizar adiciones netas a sus tenencias de oro”, dice CPM en el reporte.

Creemos que es una muy mala señal que México no aproveche su posición como poseedor de importantes depósitos de oro que, sin embargo, están abasteciendo la demanda de este metal en el exterior, ya que contribuye con el 4.6% de capacidad de producción de oro global a partir de 2017 en adelante, según el reporte citado. 

Mientras que Banxico no se preocupe por aumentar sus reservas en oro, cada quién tendrá que hacerse cargo de proteger su economía y tener al menos una parte de sus inversiones en oro. Los demás países se están preparando, no hagamos caso omiso para la advertencia.


Volver arriba