México y su lucha contra el narcotráfico


La guerra contra las drogas es en realidad una guerra contra el Mercado.
Cualquier guerra contra el Mercado es una guerra contra las evaluaciones del Mercado. El Estado no tiene el poder necesario para vencer al Mercado. 

China, en el Siglo 19: Gran Bretaña descubrió un enorme mercado para el opio en China. En un momento, 16% de los ingresos del Fisco en Gran Bretaña se originaban en el negocio del opio introducido a China. 

La supresión del tráfico de estupefacientes en China, en el Siglo 19, dio pie a las ‘‘Guerras de Opio’’, en las cuales los intereses británicos apoyaron a generales sublevados que se enfrentaban con el gobierno central chino. Requirió de una política gubernamental draconiana de ejecución masiva, sumaria, de traficantes en opio. Ni así se logró una supresión completa del tráfico del opio. 

La probabilidad de un éxito mínimo en la lucha contra estupefacientes en México es prácticamente nula, y el reconocimiento del fracaso gubernamental en suprimir el narcotráfico, debilita al gobierno que intenta tal supresión. 

A Estados Unidos conviene la lucha contra el narcotráfico en México, porque inyecta al país un sector armado, subversivo de la autoridad gubernamental mexicana, y debilita a México frente a EUA. Mismo caso que China en el Siglo 19. 

La ilegalidad en que ocurre el tráfico de droga en México eleva las utilidades de quienes participan en ese tráfico, que se arman para defender su negocio. 

La eliminación de la ilegalidad en la cual opera el tráfico de droga en México, redundaría en un colapso del precio de estupefacientes y en la evaporación del enorme negocio de narcotráfico que se da actualmente en el país.

El mercado para los traficantes, dada la legalización de la droga en México y su consiguiente caída drástica en precio, posiblemente enfocaría la acción de narcotraficantes a la exportación a Estados Unidos. 

Se limitaría la acción legal contra el narcotráfico, a la prohibición de venta a menores de edad, que sería penada, ya fuera con multas o con cárcel. 

La descriminalización del consumo de droga por adultos es el único camino a la paz social en México.

Volver arriba