Mitos y realidades


"En realidad los mitos no nos maravillan mucho...ignorados, despreciados o respetados, juzgamos que pertenecen a un mundo totalmente ajenos a nuestra realidad", Erich Fromm

· En los mitos ocurren acontecimientos dramáticos que son imposibles en un mundo regido por las leyes del tiempo y del espacio; de hecho, frecuentemente los consideramos como expresiones pueriles del pensamiento humano. Entonces, ¿cuál es el propósito de la mitología en la modernidad?

· En la antigüedad, los mitos giraban en torno a los animales, objeto y producto de la caza: la personalidad y espíritu de estos seres, un mundo mágico que sentó las bases para las religiones primitivas. Al migrar de la caza a la agricultura los pueblos antiguos se abocaron a interpretar los misterios de la vida a través de los mitos: la semilla, el origen; la flor, la plenitud; el fruto la antesala de la muerte. De alguna manera, los mitos han sido capaces de potenciar nuestra espiritualidad, conducirnos al deleite, la iluminación, el delirio, el éxtasis.

· Un mito es una creencia o suposición que es parte del inconsciente colectivo y que, la mayoría de las veces, todos creemos sin cuestionar; los mitos tiñen a la realidad de cierto color que no es el verdadero; colocan un manto difícil de eliminar; opacan lo que, de otra manera, sería sencillo de comprender. Las ideas distorsionadas de la realidad se propagan a través de mitos, aunque hoy les llamemos leyendas científicas, urbanas u organizacionales; información que se mezcla con nuestros temores y esperanzas, debido a rumores, desinformación, o divulgación deliberada o no de periodistas, científicos y por nefastos propagandistas de las redes sociales.

· El cerebro humano es un producto de millones de años de evolución y está organizado con instintos que, en su momento, fueron útiles para que sobrevivieran nuestros ancestros. Hoy por hoy, la meta individual y colectiva debe ser tolerar una forma emotiva de pensar, evitar los temores irracionales y dirigir nuestra energía con pensamientos razonados.

· Para Hans Rosling, los datos son la terapia para una existencia racional basada en hechos; aceptar la realidad que nos proveen es la fuente para la una paz interior, dado que el mundo no es tan dramático como parece. ¿Por qué es tan importante vivir una realidad factual? En la familia, la sociedad y el trabajo, tomaremos mejores decisiones, sabremos responder propositivamente a los peligros y oportunidades reales; podremos evitar la tensión constante que proviene de una imaginación destructiva. 

· Una vez que hemos aprendido algo, queda almacenado en nuestro cerebro, de tal manera que no requeriremos aprenderlo de nueva cuenta. Cuesta el mismo trabajo acopiar mitos o realidades, ¿qué preferimos aprender?


Volver arriba