Money Can't Buy me Love. The Beatles


No confío en la gente que no le gustan los Beatles, siento que quieren hacerse los especiales negando algo sumamente evidente: son la mejor banda de la historia de la humanidad. Es increíble que con menos de 15 años de carrera su legado siga encontrando la manera de permanecer vigente. Esto no es casualidad, además de ser un trabajo creativamente asombroso tiene siempre estrategias impresionantes de negocio.

Desde las remezclas que acompañan el espectáculo Love del Cirque du Soleil hasta las nuevas versiones que dan vida a las caricaturas de Beat Bugs conquistando nuevos fans desde sus primeros meses de vida. Box sets, remasterizaciones, libros, memorabilia, etc. Siempre hay una nueva manera de volver a comprar una canción que probablemente ya tengas en tu colección más de cinco veces repetida.

Otro gran espacio para disfrutar nuevamente y con otra perspectiva una canción es la banda sonora de una película, y sin importar la dramática novela de la propiedad de los derechos de las canciones del cuarteto de Liverpool ni el altísimo costo que debe de existir detrás de cada sincronización, estos temas se han convertido en momentos épicos de la pantalla grande.

Come Together en A Bronx Tale mientras la mafia Italiana golpea brutalmente a una pandilla de motociclistas es memorable. Happiness is a Warm Gun en el documental Bowling for Columbine, donde Michael Moore hace una excelsa historia de lo que hay detrás de esa tragedia y de la relación del pueblo americano y las armas, la ironía del tema es perfecta para la película.

Because en American Beauty, Across the Universe en Pleasantville, I Saw Her Standing There en Rain Man, Hey Jude en The Royal Tenenbaums, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band en Fear and Loathing in Las Vegas, Why Don’t We Do It In The Road en American Gangster y un montón más de buenas películas han encontrado en canciones de los Beatles la herramienta perfecta para acentuar nuestras emociones.

El viernes pasado salió una versión de Come Together que simplemente no puedo dejar de escuchar, Gary Clark Jr. para Justice League: Beatles reversionados a blues agresivo, texano con fuzz ‘‘Hendrixoso’’ y un groove que te obliga a mover la cabeza involuntariamente, una vez más lo logran, volví a comprar una canción de los Beatles.

Volver arriba