OpiniónMonterrey
Más del autor

Del voto por despecho al voto útil

Debilidades de los presidenciales

Servicio Militar Educativo Obligatorio

Porqué AMLO en primer lugar

Nuestros tres Méxicos

A mi señor padre

Temporada de mapaches

Nuestros grandes retos


A lo largo de la vida, cada uno de nosotros tiene que enfrentar retos importantes a los cuales es necesario atender adecuadamente para tener una vida plena. A cada uno de nosotros nos toca vivirlos y atenderlos de acuerdo con nuestras circunstancias. De hecho, estas circunstancias para mis padres fueron distintas a las que fueron para mí y mis hermanos; y sin duda son distintas a las que les tocó vivir a mis hijos y ahora a mis nietos.

Tres circunstancias han cambiado mucho nuestro estilo de vida; la primera está relacionada con la tecnología, y mucho más en los últimos 30 años. En este tiempo, la televisión, la computadora, los videos, el Internet, la web, y otros desarrollos importantes, resultado del talento educado de muchas personas, sentaron sus reales en nuestra vida y en la de nuestros hijos. La segunda está relacionada con las oportunidades que han tenido las mujeres para educarse. Las oportunidades que han tenido mis hijas no las tuvieron mis hermanas y mucho menos las muchachas de la edad de mi mamá y de mis abuelitas. La tercera tiene que ver con las relaciones interpersonales, sobre todo, con la autoridad de los padres, maestros o funcionarios públicos.

¿Pero a cuáles retos nos tenemos que enfrentar? El primer reto es el educativo, pues sin duda para mí, la educación es el gran factor de cambio positivo de las personas. Un gran compromiso que tenemos es el de educarnos, educar a nuestros hijos y pagar nuestros impuestos para que el gobierno tenga los recursos suficientes para tener un sistema educativo de calidad. El reto educativo implica estar preparándonos continuamente para la vida y el trabajo.

El segundo reto está relacionado con el trabajo. Este reto se puede superar fácilmente teniendo un trabajo que nos guste mucho. Recuerdo la prosa de León Felipe, quien, en relación con este tema, escribió: "No es lo que me tiene cansado este camino (trabajo) de ahora, no cansa una vuelta sola, cansa el estar hora tras hora un día, día tras día un año, y año tras año una vida, dando vueltas a la noria".

El tercer reto está relacionado con la formación de una familia. Mi papá, un agricultor muy emprendedor, pasaba un buen tiempo fuera de la casa. Él decía: Doña Chole es muy dura; la soledad es muy dura; y lo es más, cuando se va acercando el final de nuestra vida. El contar con una esposa o con un esposo y con el cariño de los hijos es un bálsamo importante para esos momentos de dolor.

El cuarto reto está relacionado con la educación de nuestros hijos. Consiste no sólo en "mandarlos a la escuela", sino en darles una formación y crear un ambiente en nuestro hogar, de tal manera que sean ordenados, limpios, puntuales, honestos, veraces, trabajadores, con espíritu de superación y respetuosos de los derechos de los demás.

El quinto reto está relacionado con el apoyo a la comunidad. Espero que todos lo hagamos. El sumar y multiplicar esfuerzos es una excelente manera de apoyar el cambio en la comunidad. Si no participamos, no tendremos el derecho moral de exigir que los demás lo hagan. Sin duda, los que más tienen o más saben tienen el gran compromiso ético y moral de apoyar a la comunidad.

El sexto reto está relacionado con la definición esencial de lo que queremos ser. Me gusta mucho la definición de Osho, al decir que una buena manera es transformarnos en un Zorba al Buda, es decir, en la persona que es capaz de tener la alegría y el desenfado para vivir como un Zorba el Griego, pero a la vez tener la profundidad moral de un Buda. Efectivamente, un buen mexicano es aquel que tiene hondas raíces que lo mantienen firme (Buda) y alas fuertes para alcanzar las alturas y gozar la vida (Zorba el Griego).

Pero el gran reto es saber trasmitir la herencia cultural y familiar a nuestros hijos, para dejar en ellos una huella a través de nuestras acciones y nuestro modo de ser para que puedan basarse en ella, para encaminar su vida personal y familiar.


Volver arriba