Ocurrencia financiada por los usuarios


A las autoridades estatales se les ocurrió hacer algo en favor del transporte público: buscan unificar las tarifas para todo el sistema que incluye camiones, taxis, Metro y Ecovía en aras de garantizar, dicen, la modernización de las unidades y optimizar el servicio.

Es decir, para que los planes del gobierno estatal resulten tendrán que ser financiados –como ha ocurrido hasta ahora– por los nuevoleoneses. No hay otra manera de poder hacerlo. Es el cuento de toda la vida que nunca se tradujo en avances.

El transporte público nuevoleonés es uno de los más caros del país y el que ofrece uno de los peores servicios para mover a millones de usuarios. Por lo tanto, modificar patrones de conducción con posibles alzas en el precio del boleto no necesariamente es una señal positiva.

Hay muchos antecedentes que pueden ser utilizados como indicadores de fracaso y todo por culpa de la voracidad de un grupo de transportistas que lo único que buscan es su propio beneficio.

La Agencia Multimodal del Transporte que se quiere crear, un proyecto que considera aglutinar los servicios de camiones, el Metro, la Ecovía, el Transmetro, las rutas alimentadoras y taxis especiales, es una idea que trae la administración "independiente", no como una prioridad, sino como último recurso después de tantos intentos frustrados.

La tarifa única que se propone podría alcanzar, dicen, los $20 pesos, toda una locura atendiendo a la falta de compromiso y a las promesas incumplidas de los transportistas, que siempre han utilizado el alza del precio como extorsión para darle mayor eficiencia al servicio. Una enorme mentira solapada por las autoridades.

Ahora no será nada diferente. Es pan con lo mismo, porque para llevar adelante un proyecto integral de este tipo, el gobierno, primero, tuvo que convencer y aceptar las condiciones de los empresarios. 

O sea, por más que lo vendan como algo novedoso manejado por un consorcio integrado por ciudadanos, el transporte público seguirá atado a intereses de corporaciones que manipulan y han desprestigiado el servicio público toda la vida.

Por lo tanto, a simple vista, toda esta movida supone ser otro engaño y una ocurrencia del momento –como otras tantas– que al final del día no daría resultados. Cambiará el formato, pero no el negocio propio.

Después hay otras cuestiones que irritan más de lo que contenta a la gente: se puede creer que con más recursos se podría arreglar algo del destartalado sistema de transporte, pero decir que aumentando la tarifa para el Metro, por ejemplo, se podrán construir o prolongar las líneas actuales hasta García, La Estanzuela, Juárez y aeropuerto, es un verdadero delirio sin fundamentos.

Si desde hace tres años no pueden acabar la Línea 3 del Metro que le heredaron con avances significativos, es poco probable que los "independientes" tengan, no digamos dinero, sino la capacidad para hacer algo más voluminoso comenzando desde cero.

Aparte, nada de lo que han prometido hasta ahora ha funcionado. Ni la refundación de la Ecovía, ni los taxis seguros, y ni las mejoras en el Metro dejando de subsidiar el boleto de los domingos.

Sinceramente, ¿se puede confiar en que todo cambiará?


Volver arriba