Otra de Cri-Cri


Luego de ser gráficamente expuestos algunos de los momentos emocionalmente importantes en su existencia, como lo puede ser el hecho de regalar un costoso relojazo al gran amor de su vida –es decir, su esposa–, jugar una "cascarita" en compañía de alguien que, como si fuese un cuestionado recolector de apoyos electorales, innegablemente es un profesional "muy oscurito", o sencillamente defender su estilo de vida entreteniéndose al billar en el zacate del relax, cual si fuera un verdadero funcionario fifí, tras su desorientada respuesta al excusar su forma de existir y, eso sí también, sus genuinas aficiones de distracción o entretenimiento, "Me peleo con todos" González (como le ha bautizado nuestro Sumo Pontífice del periodismo grillesco y compañero pensador y picateclas, "Proctágoras") nos ha hecho recordar otra exitosa rola de nuestro infantilmente recordado Francisco Gabilondo Soler, "Cri-Cri" en la frase que dice rítmicamente: "Negrito Sandía, ya no digas tropelías...".

Y es que, aunque su razón muy bien fundada debe de tener su disgusto por la exposición mediática de momentos particulares fuera de su actividad laboral en la función pública, "Me peleo con todos", como gallito de pelea y haciendo honor a su bautizo "proctagoriano" dando –a la vez– muestras de su afición quizás involuntaria por el "Bax", como dijera "Rocky" Balboa, ha lanzado un amago al anunciar que se reserva "el derecho de presentar denuncias penales correspondientes por la difamación que se hace de su persona", en contra de los difusores de tal información.

Y aunque la exposición en los momentos genuinamente íntimos de la entrega de tal obsequio o la práctica particular de sus entretenimientos preferidos no le hacen en nada, parecer un malhechor o delincuente, cierto es que como figura pública que ha llegado a dirigir y de forma atinada a mi juicio, las riendas de nuestro estado, en su actual posición como funcionario público y a pesar de las atribuciones políticas del poder que le confiere su cargo, con este hecho ha quedado expuesta la fragilidad institucional en el nivel de confianza de su entorno y –por ende– el alto grado de vulnerabilidad sobre sus acciones ante un "enemigo" que evidentemente, no está de este lado del papel, sino adentro del propio gobierno del que él forma parte.

Lo cierto es que ante una sociedad tan agraviada como la nuestra, que ve como la sinrazón de los agentes que inflan y desinflan a capricho la elemental burbuja económica que hacen que el dólar baje o se mantenga en un nivel decoroso mientras el precio de la gasolina sube indecorosamente como la espuma –haciendo que el valor de nuestros pesos valgan menos–, con la obligación de informar como parte del compromiso social y la responsabilidad moral que los medios de comunicación tienen con sus lectores y/o seguidores y la sociedad misma, es que surge la justificación para dar a conocer mediáticamente hechos como éstos, que a falta de información positiva o sencillamente nula, en relación a las acciones productivas del gobierno local actual, hacen despertar el "sospechosismo" rapaz que insinúa obedeciendo a la memoria histórica, las viejas y deshonestas prácticas de administración en su origen.

Y es que si en la naturaleza de sus actividades extralaborales de bienes raíces a las que alude "Me peleo con todos" en su misiva, cualquier recurso ganado por este concepto queda expuesto ante la fe pública de los honorables notarios, sin embargo, la influencia, el poder, la administración y los manejos discrecionales de recursos del erario público que –se supone– no son expuestos debidamente con transparencia por la naturaleza de la secrecía que le confiere su posición como funcionario, hacen a más de uno arquear la ceja ante el origen del aparentemente ostentoso o privilegiado nivel de vida que las imágenes presentan.

"No hagas cosas buenas que parezcan malas" sentencia el popular dicho y en la naturaleza de los hechos exhibidos reitero, no hay –ni por asomo en apariencia– irregularidad alguna, pues en la libertad que le confiere nuestra Constitución como a cualquier otro ciudadano común y corriente, "Me Peleo con todos" tiene la libertad de obsequiar, como seguramente usted lo haría si las posibilidades le permitieran, un reloj, un auto, una casa o la vida entera al gran amor de su vida.

De igual forma, él es libre y tiene todo el derecho de practicar cualquier deporte o actividad recreativa lícita en sus ratos libres, pero tras el "descobijo" y cuestionamiento constante en el erróneo actuar del gobierno local actual, que recientemente se evidenció que funcionó en pleno y de plano como comité de campaña política, motivos por los cuales "el enemigo está adentro", muy probablemente pronto surjan nuevos asegunes que sumen a las historias del "Ratón Viajero" y la de hoy del "Negrito Sandía", para escuchar como fondo de lo que sigue por "descobijar", una más de las famosas canciones de "Cri-Cri" en el tema de "Los Tres Cochinitos".

Por hoy es todo amable lector, medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy, sea para usted un reparador domingo. Nos leemos en cabritomayor.com, donde podrá encontrartodas nuestras columnas políticas, además de las más importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en "Crack" nos tendrá el próximo viernes en "Por los senderos taurinos" y aquí mismo dentro de ocho días.


Volver arriba