OpiniónMonterrey
Más del autor

Los 7 hábitos que tenemos que fortalecer (II)

Alí Babá y...

¿Cómo te va sin mí? El Tigre

A vigilarlos

Jóvenes, definan su futuro

‘Infieles...’

¿Podremos cambiar a México?

Para su planeación personal


1. “Vivir no siempre es vida. Fíjate en tu vida. ¿Podrías decir que es una bendición?, ¿podrías decir que es un regalo, un obsequio de la existencia?, ¿te gustaría que te tocara esta vida una y otra vez?”.

Efectivamente, la vida es más bella cuando la escribe uno mismo; el futuro no está creado aún, el futuro lo podemos formar con nuestros sueños, metas y proyectos, pero sobre todo con nuestro continuo pasar del dicho al hecho; “un Buda es un Buda, un Krishna es un Krishna, y tú eres tú. Y no eres de ninguna manera menos que los demás”, concluye Osho.

Le tengo que decir, estimado lector, que me han gustado mucho los mensajes de Osho y muchos los he usado para mi planeación estratégica personal. Hoy quiero compartir con ustedes siete conceptos que me gustaron mucho. 

2. “En principio, no hay mucha diferencia entre una persona cobarde y una valiente”, asegura Osho. “La única diferencia es que el cobarde escucha sus miedos y se deja llevar por ellos, mientras que la persona valiente los aparta y continúa su camino. La persona valiente se adentra en lo desconocido a pesar de sus miedos... valentía es arriesgar lo conocido por lo desconocido, lo familiar por lo desconocido, lo cómodo por lo incomodo”. No se les olvide que el miedo nubla la inteligencia, sin duda es normal que el miedo esté presente –sobre todo en estos tiempos–, pero no hay peor camino para equivocarse que el que juzga y construye desde el miedo. Si el pánico paraliza el cuerpo del que lo sufre, paraliza sin duda también su inteligencia.

3. “La vida no es un problema”, resalta Osho. “Si la consideras un problema, estás dando un paso equivocado. La vida es un misterio que tienes que vivir, amar y experimentar”. Al final de tu vida sólo tendrás lo que tenías al principio, más todas las buenas acciones que hiciste por y para tus semejantes. Efectivamente, “todo el oro del mundo no significa nada, lo que perdura son las buenas acciones que hacemos por nuestros semejantes”, tal y como lo dijo Adolfo Prieto.

4. “Un hombre se vuelve realmente hombre cuando se hace responsable de lo que es”, destaca Osho como un concepto importante en el camino a nuestra transformación personal. Cuando queremos evitarlo aplicamos continuamente la excusa de Adán –yo no fui, fue Eva–; le pasamos esa responsabilidad a alguien más: a la escuela, a los padres, al gobierno, a Dios. Y ante la pregunta de “¿por qué no actúas?”, el irresponsable responde: “Soy impotente, soy una víctima, hay fuerzas superiores que me zarandean de un lado a otro y no puedo hacer nada”. Dice la sabiduría popular que “la libertad que engrandece, es la que se complementa con una buena dosis de responsabilidad”. 

5. “La muerte se llevará tu cuerpo; antes de que se lo lleve, entrégaselo al amor. Serás despojado de todo lo que tienes en el momento de tu muerte, así que ‘antes de quedarte sin ello, ¿por qué no lo compartes?’, sobre todo con las personas que más quieres y aprecias”. 

6. “La mayoría de la gente muere aferrándose a la vida. No quiere morirse, y esto es comprensible si cuando llega el momento de la muerte se da cuenta de que no ha vivido”, asegura Osho como una meditación importante. 

7. Un gran consejo: “Siempre que tengas oportunidad de elegir, elige lo desconocido, lo peligroso, lo inseguro...  y no te equivocarás”. Actuar de esa manera a cualquiera le infundirá miedo; pero recuerde, estimado lector, que perder el miedo implica ante todo aceptarlos y hacerlos un poco de lado para poder actuar; así que decídase y actúe. Si tiene por ahí algún sueño escondido que siempre ha querido realizar, hágalo. Si tiene por ahí algún deseo de cambiar de trabajo, algún proyecto escondido, algún interés en hacer algo distinto, hágalo.

Recuerde que la vida es muy breve para ser egoísta, para no intentar, para no cambiar. Y tenga en cuenta que: es imposible obligar a hacer algo a una persona que no teme morir, pero al mismo tiempo tiene el gran potencial de hacer cosas extraordinarias, sólo le faltaría decidirse y actuar.


Volver arriba