OpiniónMonterrey
Más del autor

El principio del fin, sexto informe

¡Equivócate!

El saldo negativo de EPN

Reculando

¿Cómo responder?

Cuidado con los chantajistas emocionales

El México de muchos mundos...

Para su reflexión


"Me encantó un mensaje que recibí de un gran amigo, el Doctor Carlos A. Zertuche Zuani, en el cual relata lo que le gustó en un ciclo de conferencias a las que asistió, "Que me dejaron un grato sabor en la memoria...

Y si bien todas tenían un diferente enfoque, todas tenían en común un profundo mensaje en los valores humanos. En la primera hablo Álvaro Uribe, expresidente de Colombia, sobre la importancia de la participación ciudadana. En la segunda, Raúl Rivera, un emprendedor social, analista y escritor chileno, quien hizo un llamado a los latinoamericanos a despertar y conocer nuestra grandeza, su plática se tituló ´Nuestra hora´. Finalmente, Jorge Font, atleta, profesor y activista social parapléjico, quien nos compartió su lección de vida"

Pero en su mensaje nos compartió los conceptos clave de los tres conferencistas. Comparto con ustedes los que más me gustaron. 

Inicio con los mensajes de Álvaro Uribe: "Si no participas, exiges y actúas, no reclames; el ciudadano tiene derechos pero no debe olvidar que también tiene obligaciones; la participación ciudadana se construye con confianza y con esperanza; gobernar implica una macro visión con micro manejo (pensar en grande y cuidar los detalles); cinco puntos clave en mi función de dirigente: seguridad, libertad incluyente, cohesión social, estado de derecho y pluralismo participativo; si no se sesiona para trabajar y concluir, mejor no sesionar".

Termino con los mensajes de Jorge Font: "En mi circunstancia he descubierto, que los pequeños detalles son lo más hermoso e importante; lo más importante no es como califiques las cosas (adjetivo), si no lo que haces con ellas (sustantivo); una persona es persona gracias a los demás, lo increíble es que no me había dado cuenta que el principal tejido en la vida son la familia y los amigos, si los tienes a ellos, lo tienes todo; lo importante no son los títulos, sino amar y servir a las personas; me gusta la metáfora del girasol, frecuentemente sólo vemos la parte de enfrente y se nos olvida que hay una parte por detrás, que la maldad y la bondad coexisten, pero depende de nosotros la actitud en nuestra vida (Nosotros definimos el camino a seguir). No sólo se nace cuando se nace, en la vida nacemos muchas veces, cada vez que nos sucede algo grande, nacemos, como cuando nace un hijo o encontramos el amor; la diferencia en mi vida no la han hecho personas extraordinarias, sino personas ordinarias que hacen cosas extraordinarias; los pequeños detalles en momentos oportunos, esos ojos que nos miran, no por lo que somos sino por lo que podemos llegar a ser, es la mirada que nos transforma para siempre. 

Y yo creo que eso es lo que hace el Tecnológico de Monterrey (Le dio un shampoo de cariño a la universidad donde yo estudie); el texto, la educación, es lo que se escribe en el corazón de los alumnos, y es lo que transforma a las personas en profesionales, ciudadanos y seres humanos comprometidos; hay una revolución que es silenciosa, en donde cada uno busca con su mejor esfuerzo, las mejores estrellas para su futuro, y eso es encontrar lo que te apasiona, dedicando tu vida a lo que amas. Existen muchos colores de soledad: las soledades negras en las que te sientes profundamente triste y solo pese a estar acompañado, y las soledades blancas que te ayudan a hacer contacto contigo mismo, con tus sueños y prioridades; en el libro de la vida hay páginas de todos colores; pero a veces en las páginas más obscuras es cuando brillan los colores más hermosos; yo creo que en esta vida todos podemos ser tejedores de redes, esas redes que te impiden caer al fondo pero que cuando se aprietan se transforman en el trampolín que te arroja de regreso al río de la vida; quien vive la vida como un regalo y lo regala a los demás, nunca, nunca se queda solo". 

Y mi Doctor-amigo termina su mensaje diciéndonos: "Me despido de ustedes y les regalo una última frase, ´Una vida sin amigos, es como un corazón sin latidos´ ". 

Volver arriba