OpiniónMonterrey
Más del autor

No está fácil cambiar

Piedra, papel o tijera

Sobre el suicidio y la desesperación

Recomendaciones matrimoniales

El peligro de la artistocracia y la famosocracia

¡Qué nivel de campañas!

Gracias, estimados maestros

Personas transformadoras


"No es importante ser la persona más rica en el cementerio, sino la persona que más huella dejó en este mundo; no es más grande quien más sitio ocupa, sino quien más vacío deja cuando se va" – Steve Jobs.

Hace ya buen tiempo le escuché una charla a Steve Jobs, de esa charla extraje cinco mensajes importantes que deberían de tener las personas que quieren ser transformadoras de su empresa, de su universidad, de su comunidad, o de su país.

El primero tiene que ver con la educación. Steve destacó la importancia de los contenidos educativos para los alumnos en nuestro sistema educativo. Él dijo: "yo nunca me gradué, porque me di cuenta que no tenía ni idea de qué hacer con mi vida. Ni si la universidad me iba a servir para aprender lo que yo quería aprender. Decidí dejar la escuela formalmente, pero permanecí por un año y medio más, así pude dejar de ir a aquellas clases obligatorias que no me interesaban. Y comencé a incursionar como oyente en aquellas que me parecían interesantes. En retrospectiva, ha sido una de las mejores decisiones de mi vida".

El segundo radica en la necesidad de saber conectar los puntos relevantes. Steve nos menciona que hay que conectar "mis saberes, ideas, proyectos con mi vida, mi empleo, mi empresa". En aquel tiempo, nos comenta Steve, "la universidad ofrecía la mejor formación en caligrafía del país, realmente me impresionó este bello arte, artístico, de una forma que la ciencia no puede capturar. Así que decidí tomar este curso, en aquel tiempo no tenía idea de donde lo podía usar, pero años más tarde, cuando estábamos diseñando el sistema Macintosh, los puntos se conectaron". Confíen, añadió Steve, "que lo que están aprendiendo se conectará en el futuro con algo o alguien importante".

El tercer mensaje nos recomienda no amilanarse ante los fracasos. Steve nos revela: "después de iniciar, consolidar y hacer crecer la compañía Apple, mi empresa, el consejo decidió despedirme, al tener diferencias importantes con el director general que habíamos contratado. Fue devastador para mí, pero al fin desperté, lo que me ayudó es recordar que amaba lo que hacía, así que decidí comenzar de nuevo, así se inició uno de los periodos más creativos de mi vida".

El cuarto mensaje implica no olvidar que nuestra vida es finita, Steve nos comenta: "si vives cada día como si fuese el último, algún día tendrás razón; recordar que vamos a morir es la herramienta más importante que he encontrado para tomar las decisiones más importantes de mi vida, porque todo lo demás desaparece ante la probabilidad de morir, dejándonos sólo lo más importante". Él resaltó un punto muy importante: "sabiendo que vamos a morir podemos eliminar la trampa de pensar que tenemos mucho que perder".

Por eso mismo, en el quinto mensaje nos recomienda tener un uso eficaz de nuestro tiempo, de nuestra vida. Steve insistió, "nadie quiere morir, ni la gente que puede ir al cielo quiere morir para ir allá. Pero el morir es nuestro único destino compartido, nuestro tiempo limitado, así que no lo gasten viviendo la vida de otro, no se dejen atrapar por los dogmas de vida, resultado de los pensamientos de otras personas". Por favor, termina Steve sus mensajes, "no dejen que el ruido de las opiniones de los demás ahoguen su voz interior, tengan el coraje de seguir a su corazón y su intuición". 

Este mensaje se complementa muy bien con un excelente mensaje que me tocó ver en Todomail "He soñado muchas cosas que nunca se hicieron realidad, parece que se desvanecieron al amanecer. Pero vi muchas cosas en mis sueños que me hicieron querer seguir soñando. He confiado en algunos amigos que me fallaron y me dejaron llorar solo. Pero encontré en muchos de ellos la amistad verdadera y me hicieron querer seguir confiando. He vaciado la copa de la decepción y el dolor y pasaron muchos días sin canción, pero de las rosas probé el néctar de la vida y me hicieron querer seguir viviendo".

Volver arriba