¡Pos qué cobrones!


¡Vaya, vaya, vaya!... De acuerdo con un texto publicado por el diario español ‘El País’, el responsable del área de Formación y Conocimiento del Club de Futbol Barcelona,  Pere Gratacós, (así se llama, a mí no me vean feo) fue destituido ayer por la tarde del cargo por andar diciendo: “Sin Iniesta, Neymar y Piqué, Messi no sería tan bueno”.

Esta reflexión, una opinión absolutamente personal, pocas horas después le costó el cargo, al menos el de responsable de Relaciones Institucionales Deportivas del FC Barcelona con la Federación Española de Futbol. Gratacós fue destituido “por haber expresado públicamente una opinión personal que no coincide con la de la entidad”, dijo el club.

Y asunto arreglado.

Probablemente don Gratacós vio algún partido del seleccionado argentino y sacó conclusiones; que Messi, fuera de la bolsa marsupial de los Iniesta, Neymar o Suárez, no es una maravilla... como puede comprobarse cuando se viste de celeste. Ok.

Don Gratacós tiene todo el derecho de decir lo que le venga en gana; siempre y cuando lo haga en el interior de su recámara, no en forma pública. Y el FCB tiene el derecho de mandarlo mucho a la... casita, por andar diciendo lo que piense.

Sea cierto, o no.

-----

Existe una versión de que en represalia por haber sido echado de la Comisión de Arbitraje, el doctor Edgardo Codesal dio a conocer los sueldos de los silbantes de la Liga MX.

No sé si es cierto que fue Codesal quien los filtró. El hecho es que el tema propició una polémica, porque hubo quien puso el grito en el cielo, porque cada ‘soplapitos’ se lleva $38,000 pesitos por cada partido que pita y sus asistentes $24,000, por su trabajo en la banda.

El comparativo fue porque se asegura que un profesionista gana en promedio entre $15 a $20,000 pesos mensuales, en general y que un arbitrario se lleva $38,000 pesitos por 90 minutos... y si pita uno por semana, cuatro partidos al mes, son $152,000 pesillos... una bicoca!

¿Es mucho?... Depende de qué lado de la mesa estés parado.

Lo que yo creo que es que me parece muy justo que los árbitros ganen muy bien. Su trabajo no es asunto menor. No cualquier hijo de vecina puede hacer lo que ellos hacen por un trabajo tan especializado. Ellos no tienen la culpa que otros profesionistas en otras ramas ganen menos.

Es como si un cirujano plástico quiere cobrar $200,000 pesos por una intervención, nada le impide que cobre lo que quiera por dos horas de trabajo... ¿O sí? Ni la Profeco, ni el Colegio de Médicos, ni el hospital, ni Hacienda o el hospital donde opere le impide cobrar lo que se le hinche la gana.

En algunos medios por ahí, aparece un comparativo donde dice que un enfermero gana $19,500 pesos mensuales y un ingeniero $17,650 al mes, lo cual parecen ganas de hacer parecer ‘injusto’ que un árbitro gane muchos más del doble, por 90 minutos de pitadera, corredera y pintadera de rayitas con su espuma... ¡Pos qué cobrones!

Ojalá alguien se anime a hacer públicas las transacciones que se hacen con jugadores y se trasparenten tantas cosas como la lavadera de recursos que hacen algunos clubes.

Sobre todo de los sueldos de jugadores y lo que ganan oficialmente, ya ven que de pronto debajo del agua hacen operaciones raras. Además de las transacciones entre clubes, con promotores de por medio.

Existe la historia de un jugador que llegó a las Águilas del América. Argentino, exmundialista ex del Real Madrid. Dueño de su carta, su promotor le ‘consiguió’ que las Águilas le pagaran $1 millón de dólares por ella, de lo cual el promotor se llevó su porcentaje y le dio el resto al jugador. Luego se enteraría que América realmente pagó $3 millones de dólares, que el promotor se embolsó dos y compartió sólo uno con su representado.

De ese vuelo.

----

Arranca una jornada más del futbol mexicano y uno de los duelos más interesantes será sin duda el que sostengan los Rayados de azul y blanco (cada vez con menos rayas) y los de rojo y blanco del Guadalajara.

Sobre todo, porque hace algunos meses, vino el Chiverío al domo de acero y se hizo famoso un muchacho que se llama ‘La Chofis’ y le dicen Javier López.

Ojalá la defensiva rayada tenga una mejor actuación. No sabemos si Hugo González tendrá la oportunidad de jugar, o Alex Domínguez siga en el arco.

Lo que sí debe ser complicado para el Monterrey será contener a la dinámica y explosiva delantera del Guadalajara que corren como saqueador de tienda, con todo y refrigerador en las espaldas.

La velocidad no es una moneda corriente que puedas hacer valer en el banco albiazul y de pronto sólo les ven el número. Hay gente –para ser precisos, dos– que no es precisamente rápida y uno más que no sabe marcar bien. Y si alguien tiene dudas, que nomás recuerde aquel gol, al minuto 92 y 43 segundos... (o algo así) de una Final reciente y se les refrescará la memoria.

De aquel tiempo a hoy, este chico no ha aprendido; digo, el que no sabe, no sabe.

Es como si del domingo pasado al jueves de interescuadras hubiesen aprendido a marcar en pelota parada. Si no sabes que tienes un problema... ¿cómo lo solucionas?

Ojalá pueda la poderosa ofensiva del Monterrey y ese sólido, y solvente medio campo que tiene, maquillar un poco los desfiguros de su retaguardia.

Ojalá.  

Me voy. Regreso.