OpiniónMonterrey
Más del autor

Poner a Dios en juicio

Voto por despecho

Cristo ¿liberal?

Para su planeación personal

Los 7 hábitos que tenemos que fortalecer (II)

Alí Babá y...

¿Cómo te va sin mí? El Tigre

Proverbios y más proverbios


Yo siempre he creído que se puede aprender mucho de lo que escriben o dicen los demás, esto a través de libros, artículos, escritos o proverbios, esa rara versión de sabiduría encapsulada en un pequeño mensaje.

Me imagino que en un momento en que Katchumo no tenía nada importante que hacer, busco en Internet varios sitios en donde describen la sabiduría popular en base a los llamados “proverbios”. Me envió una lista de más de 2,000 proverbios y me preguntó: de esta lista, ¿cuáles son los que le gustan más?

Traté de seleccionar aquellos que representaran para mí un mensaje importante. Yo le recomiendo leer uno a la vez, meditar sobre lo que puede aprender de él y seleccionar cuáles son los importantes para usted, como una especie de decálogo de mensajes importantes.

1.- Leí varios relacionados con la necesidad de prepararse para los tiempos malos: “Durante la estación seca hay que hacerse amigo del dueño de la piragua”. “Repara tu trineo en el verano, y tu carreta en el invierno”. “Excava el pozo antes de que tengas sed”.

2.- Me llamaron la atención otros relacionados con el trabajo en equipo y liderazgo: “La unión en el rebaño obliga al león a acostarse con hambre”. “El hombre que no sabe sonreír, no debe abrir la tienda”. “Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo”.

3.- Otros, relacionados con la definición de qué hacer en el futuro, lo que los expertos llaman “planeación estratégica”: “¿Qué sentido tiene correr cuando estamos en la carretera equivocada?”. “Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”. “No señale el camino mostrándolo con el dedo, sino caminando delante”.

4.- Desde luego, leí varios relacionados con conceptos de valores, de amigos y buen comportamiento: “Una buena conciencia es la mejor de las almohadas”. “Ser rico y privarse, no es ser rico, sino guardián de equipajes”. “Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida”. “Cuando el orgullo camina adelante, vergüenza y daño van detrás”. “Los árboles crecen por las raíces, las personas por los amigos y los maestros”.

5.- Y otros más que me gustaron nada más por lo que implican: “Al perro que tiene dinero, se le llama ‘Don Perro’”. “Los buenos recuerdos duran mucho tiempo; los malos, más”. “No hables mal del puente hasta haber cruzado el río”. “Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las que no se derraman”. “Cuando el carro se ha roto, muchos os dirán por dónde no se debía pasar”. “Hay besos que se dan con la mirada”. “En el amor, lo de menos son los insultos”. “Lo grave es cuando comienzan los bostezos”. “Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida”. “Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren”. “Prefiero que mi mente se abra movida por la curiosidad, a que se cierre movida por la convicción”. “Penélope, con su bolso de piel marrón, también se cansó de esperar”. “Ninguna situación es tan grave que no sea susceptible de empeorar”.

6.- Cuidado con las brujas de Macbeth que decidieron destruirlo, es otro de los temas que surge de la lectura de los proverbios: “Hay que guardarse bien de una agua silenciosa, de un perro silencioso y de un enemigo silencioso”. “No hay árbol que el viento no haya sacudido”. “Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos”. “Se combate con gran desventaja cuando se lucha contra los que no tienen nada que perder”.

7.- Sin duda, otro tema que me gustó es el de educación y desarrollo humano: “Si el alumno no supera al maestro, ni es bueno el alumno, ni es bueno el maestro”. “Todos los hombres estamos hechos del mismo barro, pero no del mismo molde”. “Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse”. “Podemos llevar los caballos al abrevadero, pero no está en nuestra mano hacerles beber”.

Espero que los haya disfrutado como yo, estimado lector.


Volver arriba