¡Qué nivel de campañas!


Los políticos andan en campaña, bueno, eso sabemos porque votaremos el 1 de julio, no porque los candidatos terminen de prender al electorado; son las campañas más insípidas de la historia.

La elección de 2018 es un experimento fallido que, lejos de atraer al votante, aleja a los candidatos del contacto con los ciudadanos; la cercanía mayor es a través de las redes sociales, como si el contacto virtual superara al contacto real.

Pero seguramente habrá quien afirme que así estamos mejor, con el nivel de campañas y propuestas que ofertan los candidatos, mejor es no interactuar con ellos. 

Veamos, Samy "el chupitos" García, diputado local y tres o cuatro cachuchas más, promete todo lo que viola, engaña en despoblado y se vende como un joven limpio y maduro, cuando es todo lo contrario; se divierte como el mejor de los adolescentes y bebe con el mismo desenfreno que cualquier otro, bueno, eso reflejan videos que circulan en las redes.

Samy propone cinco grandes mentiras. La número 1: Bajar el costo de la gasolina a la mitad. Populismo del más simplón, el costo de la gasolina está por las nubes y asfixiando la economía de los mexicanos, su valor debería ser un 20% menos, según nos prometieron cuando se aprobó la reforma constitucional, pero de eso a bajar su costo a $10 pesos es una burla a la inteligencia.

La segunda gran propuesta del "chupitos" es eliminar el fuero; esto ya está en proceso en el poder legislativo federal, al Senado que inicia labores en septiembre le tocará aprobar esta reforma constitucional, pero no porque la proponga el Samy, sino porque ya está en proceso legislativo.

La tercera gran mentira. Lograr que la federación regrese a NL el 100% de los recursos fiscales que se envían en forma de impuestos. Vaya, esto es materialmente imposible, se puede legislar que aumenten las aportaciones, pero el 100% es atentar contra la inteligencia de los nuevoleoneses.

Del mismo modo prometió combatir a los chapulines y a los legisladores de representación proporcional, entiéndase plurinominales; lejos de cumplir esto, Samy es chapulín, pero no sólo eso, va de candidato plurinominal en las listas de Movimiento Ciudadano.

En fin, como dice el chiste del borracho que llega a casa y promete a su señora ser un hombre nuevo y al siguiente día llega más ebrio que de costumbre y recrimina a la señora: "Vieja, tienes mala suerte, tu hombre nuevo salió más borracho que el anterior". Así Samy, se vende como un nuevo león, pero sus mañas son –en muchos casos– más rapaces que las de los viejos leones.

Subiendo el tono a las campañas políticas tenemos al candidato a Monterrey, Aldo Fasci, quien luce terribles espectaculares donde se observa una mano empuñando una pistola y encañonando al candidato independiente.

Sin duda logró su objetivo de llamar la atención, estar en boca de todos y ganar portada en algunos medios, pero eso no es agradable a la vista ni alimenta la civilidad de la comunidad. 

Habrá quien responda que así vivimos, pero no porque tengamos el chon roto vamos a lucirlo por la calle. Un verdadero equipo creativo expone lo mismo sin recurrir a lo explícito, por decir lo menos.

El simpático Maderito sigue en las redes con sus videos pueriles. Gana simpatías, de eso no hay duda, pero de ahí a que aporten algo a la construcción de nuestra democracia hay un largo trecho.

Terminó la era de los eventos masivos con acarreados y lonches, la ley está tan restrictiva en la fiscalización de las campañas que un solo evento puede consumir el total del tope de campaña de muchos candidatos.

Del mismo modo acabaron los saleros, servilleteros, vasos, cerillos y otros utilitarios para la promoción, porque sólo se permiten textiles entre los objetos a regalar a los simpatizantes.

En muchas cosas estábamos mejor cuando estábamos peor. A como vamos, terminaremos extrañando aquellas campañas llenas de discursos y metáforas históricas0 porque las tácticas que proponen los estrategas son muy comunicativas, virales y hasta simpáticas, pero son para campañas basura con un electorado ignorante. ¡Qué nivel de campañas!


Volver arriba