Recordando la octava maravilla


Ante la obvia crisis del agua que vive NL, conviene recordar lo que Heródoto llamó la octava maravilla del mundo antiguo...

Cuenta la historia que en el año 538 antes de Cristo, en la isla de Samo, en Grecia, se estaban quedando sin agua, cuando Eupalinos de Megala, un gran ingeniero, y el gobernante Polycrates se propusieron salvar a la ciudad antes de que murieran de sed.

El problema era que el manantial importante más cercano estaba separado del pueblo por una gran montaña, por lo que decidieron excavar por ambos lados de la misma para hacerle un túnel de más de un kilómetro de largo, que demoró ocho años en completarse.

Tras un increíble esfuerzo, las autoridades locales lograron construir lo que se convirtió en el primer acueducto de la historia, el Acueducto Eupaliniano, una obra magna que salvó a su población de la extinción y garantizó el futuro de Samo por los siguientes 1,000 años.

La historia viene al caso porque es increíble que eso haya podido suceder hace 2,500 años, mientras que hoy en Nuevo León, con tanta tecnología a nuestra disposición, nuestros inútiles gobernantes no son capaces de resolver un reto mucho menos complejo para Monterrey, y en cambio se pierden en grillas y en ver quién roba qué.

Si la solución hoy para Nuevo León es un acueducto, o es una presa, o son más ‘popotes’ para las mismas presas, ¿por qué en casi tres años nuestras ‘inteligentes’ autoridades no han podido avanzar ni un milímetro en echarla a andar?

No puede ser que el Plan Hídrico, que debió no sólo emitirse, sino empezarse a aplicar desde el minuto uno en que tomó protesta Jaime Rodríguez, a casi tres años ¡no esté ni siquiera publicado! Vamos, este gobierno ¡no tiene un plan autorizado para garantizar el abasto futuro del agua!

A ver: El ‘Broncoteam’, apoyado por Fernando Elizondo, echó por la borda el plan anterior, que era el Acueducto Monterrey VI, por las razones que usted quiera, válidas o no válidas... El gran problema es que ¡no hicieron ningún otro plan hasta el momento! ¿Y cuál es el resultado? ¡Que NO HAY AGUA! Pffffff...

¡Eso es lo que hay que reclamarle con energía a la autoridad!... Aaaaay Eupalinos de Megala y Polycrates... ¡Cuánta falta nos hacen gentes como ustedes en Nuevo León!

***

¿Se acuerda usted del icónico político de izquierda –antes priísta de los de Echeverría–, Porfirio Muñoz Ledo? Sí, el mismo que marchó con Cuauhtémoc Cárdenas para denunciar el ‘fraude’ del 88, y que fundó con él el PRD, para más adelante trabajar en la presidencia de Vicente Fox y luego volverse hombre cercano de AMLO...

Bueno, pues este personaje de 85 años de edad es desde hoy el nuevo y mero mero presidente de la Cámara de Diputados de México, cargo que recibió justamente de un nuevoleonés que concluyó su término, el diputado Edgar Romo, quien por su parte regresó a Monterrey para pasar el fin de semana en casa, y el lunes se va al informe de Peña Nieto.

Nos cuentan quienes atestiguaron la ceremonia de entrega-recepción en San Lázaro, que el viejón Muñoz Ledo quedó encantado con el evento que le armó Romo, y que hasta le elogió su “civilidad y madurez” en un acto que calificó de “inédito”. ¡Wuorale!

No le digo, si los de Morena y los del PRI tienen una tendencia a llevarse ¡re-bien!

***

Nos cuentan que hoooy comienza la liquidación de todo el personal que alguna vez formó ese partido llamado Encuentro Social, el famoso PES, y que tras perder su registro está obligado a desaparecer por orden del INE...

De hecho, nos cuentan desde la Gran Tenochtitlán que el INE ya tomó el control administrativo total del PES, y que un interventor de este instituto ya maneja las cuentas bancarias del partido desde México, así como las nóminas y todo pago de servicio. O sea, ¡ya no hay oficinas del PES en Nuevo León!

Hoy sábado las autoridades electorales tomarán los bienes muebles e inmuebles del partido, y estarán pagando desde ahora y hasta diciembre las liquidaciones.. O sea, no más PES, con todo y que aún tiene gente en su bancada. ¡Sopas!

¡¡ Yássas !!

Volver arriba