Sacan la garra para defender los museos


Si el equipo de Miguel Treviño pensó que sería sencillo echar abajo los museos, ya se dieron cuenta que... ¡nanais!

Por lo pronto ayer, el Patronato de Museos que preside Marco Antonio Garza Mercado envió una carta al municipio de San Pedro rechazando las decisiones del ayuntamiento para cancelar los museos, considerando que afecta en vez de beneficiar a sus gobernados, y que diluye un proyecto cultural valioso.

Advierten que tomarán medidas legales para defender el proyecto, pues consideran que tienen "un legítimo derecho de ser oídos", dando a entender que no devolverán recursos hasta que el caso sea resuelto en tribunales. ¡Zaaz!... Y lo firman el propio Garza Mercado, junto con los vocales Enrique Meyer Guzmán, Alberto De la Garza Evia y Verónica González Casas. ¡Ups!

O sea, que el novel alcalde sampetrino Treviño y su Cabildo se están topando no sólo con un Mauricio Fernández encolerizado y dispuesto a usar todo lo que esté a su alcance para que persistan los museos que contendrán su inmensa y valiosa colección, sino con al menos otros tres obstáculos de grueso calibre...

Primero, con la oposición de estos señores que conforman el propio Patronato, y que no son unos desconocidos... Marco Antonio Garza Mercado es dueño de Plaza Fiesta San Agustín y numerosos proyectos inmobiliarios de gran calada; y el arquitecto y constructor Alberto de la Garza Evia posee un nombre que también pesa en la comunidad.

Segundo, con una estructura legal compleja previamente aprobada, con compromisos ya establecidos y montos ya devengados, los cuales no pueden fácilmente echarse para atrás, ser borrados de un plumazo, sin que esto implique compensaciones y pérdidas para el municipio.

Tercero, con una cantidad considerable de vecinos, organizaciones y mecenas de la cultura que son apasionados convencidos del proyecto de los museos, y cuyas voces también piden ser tomadas en cuenta, dado que el Cabildo resolvió basándose en un Comité sumamente reducido, y no en una consulta amplia.

De hecho, un cúmulo de asociaciones vecinales que incluyen a ProMontaña, de Enrique Burguete, y las de Chipinque y Valle de San Ángel, con Víctor Martínez y Jorge Dewey, ya exigieron públicamente desde el pasado 28 de noviembre– que se realice una consulta ciudadana en todo San Pedro para determinar el destino de los museos.

Por cierto, el gobierno de San Pedro ha hecho mutis a esta petición... ¡Zaz cuash!

***

Y que vuelven las laaaargas filas de abuelitos intentando cobrar su pensión en el Inapam o darse de alta para recibir los apoyos que ha prometido el presidente López Obrador...

Peeeeero... antes de que empiecen a linchar al instituto porque "como se atreve a dejar que los abuelitos hagan filas de horas y horas en pleno sol"... lo que sabe Protágoras es que no se trata de falta de ganas de chambear del personal de ese instituto...

Voces nos aseguran que la delegada en NL, MarybéI barra, tienen meses chambeando horas extra y abriendo desde las 7:00 de la mañana, cuando la hora normal es 9:00, nomás pa darse abasto y que los abuelitos no tuvieran que hacer fila...

El Problema, estimado lector, es que con el cambio de administración, llámese la "cuarta transformación", traen un desbarajuste en las oficinas de CDMX y nadie sabe cómo van a operar los nuevos apoyos...

Todo este desorden ocasionó que esta semana se fueran juntando los abuelitos y nadie les supiera decir cómo va a estar la cosa... ¡Pónganse de acuerdo, ´mbre!

***

Demasiado extraño resultó el incidente ocurrido ayer afuera de ese, para muchos, misterioso lugar llamado la Gran Logia de Nuevo León...

Como seguramente se habrá enterado, un sujeto incendió la entrada e hizo destrozos en el tradicional edificio ubicado en Escobedo y Tapia, autograbándose en video y acusando a los masones de operar una red de prostitución y de "manipular mentes vía satélite"...

Lo raro es que el perpetrador de este ataque ya es conocido de la policía, pues tenía antecedentes por cometer oootros actos vandálicos y parece no tener nada que ver con la masonería...

Por todo esto, miembros de las logias tienen serias sospechas... y es que cuenta el chisme de pasillo que en un convivio de masones se hicieron de palabras el mero mero Gran Maestro de la Logia, Marco Antonio Alvarado, y otro masón más conocido públicamente: el exprocurador, Roberto Flores.

Cuenta la historia que Alvarado le reclamó a Flores por unas cuotas y éste último le propinó una bofetada, lo que derivó que el exprocurador fuera expulsado de la masonería

¿Tendrá este hecho algo que ver con lo que ocurrió ayer?

¡¡Yássas !!

Volver arriba