BuhederaMonterrey
Más del autor

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos


Si luchas puedes perder, pero si no luchas estás perdido.

¿FRAUDE ELECTORAL?

Oooootra muestra de lo bien que funciona el sistema gringo. Nota del 7 de agosto de 2018: los votantes registrados en el precinto de Mud Creek, del municipio de Habersham, Georgia, eran 270. ¿Pero sabes cuántos votos se depositaron en esa casilla? 670. O sea, un éxito completo, con 243% de votación. O para decirlo en términos técnicos, la abstención les pela los dientes en ese precinto. Georgia es uno de los estados que utilizan sólo máquinas de touch-screen para votar; no hay huellas de papel contra las cuáles comparar y verificar las cuentas. ¿Y estos son los que nos dan clases de democracia? Esos números no los obtenía el PRI ni en sus tiempos de Dictadura Perfecta. https://bit.ly/2OiKOvm

¿NUEVA RIQUEZA O POBREZA DISFRAZADA?

Lo presencié esta mañana cuando pasé caminando junto a un puesto callejero de jugos (semipermanente, de láminas blancas que quedan herméticas cuando lo cierran al fin de la jornada) a tres cuadras de mi casa. Dos niños de unos ocho años estaban sentados en el suelo de la acera junto al puesto, que

supongo pertenece a sus padres, que lo atienden. Como es natural, ambos niños tenían la vista fija en sus pantallitas portátiles, y sus dedos clavados en el teclado digital. Uno de los niños le dijo al otro que acaba de "actualizar el software" de su tablet, y que apareció tal cosa. Me quedé pensando. ¿Son pobres o son ricos?

DEPENDE

Me responde el doctor Victor Davis Hanson (The Origins of Our Second Civil War). "La producción en masa de bienes de consumo baratos, la mayoría ensamblados en otros países, redefinió la riqueza o, mejor dicho, disfrazó la pobreza. De repente, las clases medias bajas y los pobres (no sólo gringos) tenían en sus manos el poder de las telecomunicaciones del Pentágono de la década de 1970, la fuerza informática de IBM en la década de 1980 y la diversidad de entretenimiento de los ricos de los años noventa. Podían comprar pantallas gigantes por una fracción de lo que sus abuelos pagaban por un televisor en blanco y negro, y con una computadora divertirse tanto en su propio sótano como si estuvieran en una sala de conciertos, un cine o un estadio deportivo. Pero esos narcóticos electrónicos no han logrado ocultar el hecho de que los estilos de vida de sus antepasados se han seguido deteriorando. La nueva normalidad es que ambos padres tengan que devengar salarios, usualmente en lugares físicos separados, y ninguno de ellos esté en casa durante largas horas. La vivienda que ocupan tiene la misma probabilidad de ser de renta, como de ser propia. El préstamo de automóvil lleva ocho años pagarlo, en lugar de tres años, como antes (y el crédito para la universidad puede consumir veinte o treinta años de su vida laboral). Hay cada vez menos abuelos cerca para cuidar a los niños o ayudarlos cuando están enfermos; y el servicio al consumidor consiste en tener que escuchar inacabables mensajes pregrabados de una hora antes de llegar a una voz humana que masculla casi ininteligiblemente desde India o Vietnam. Los artilugios de alta tecnología y el poder de buscar en Internet el dato más remoto, no hacen que los estadounidenses tengan más casas, paguen los préstamos más rápido, tengan a más parientes cerca, o conozcan mejor a sus vecinos. Si en 1970 un nerd insultaba a alguien en la banqueta y profería incongruencias, lo más probable es recibiera tal respuesta que no lo repetiría; en 2018, puede hacer esto y más, de forma electrónica, grosera, descarada, constante e impune, escudado detrás de una serie de máscaras vía redes sociales".

IDIOMAS

Erny: "Un día aquí en Suiza le pregunté a una persona en la estación de trenes: ´Disculpe, ¿habla usted alemán?´ Y me contestó: ´Si quiere usted hablar alemán, le sugiero se vaya a Alemania, aquí es Suiza, y hablamos ´schwyser- dütch´ (suizo-alemán)´. Eso me pasa por preguntón".

gfarber1948@gmail.com http://www.farberismos.com.mx/web/


Volver arriba