BuhederaMonterrey
Más del autor

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcasmos

Sarcamos

Sarcasmos

Sarcamos

Sarcasmos

Sarcasmos


Los gobiernos no tienen nada que hacer en las alcobas de la gente.

SEA BAT

Sobre esta película de 1930, rodada en Mahatlán y que inauguró la saga de filmes sobre monstruos marinos devoradores de hombres (y mujeres), me dice el Manuel: "Hollywood tomó un riesgo, pues ya había entrado EUA en la Gran Depresión".

BYE BYE PRESIDENCIA

Andrew Cuomo, el gobernador demócrata de Nueva York y por supuesto enemigo jurado de Trump, se acaba de meter entre las patas de los caballos. Dijo desde un podio que el eslogan reaganiano-trumpiano de "Make America Great Again" era una tontería porque EUA nunca había sido particularmente grande ("America was never that great"). Muuuuuuchos foráneos habríamos podido decir otro tanto (y de hecho lo decimos a cada rato), pero el problema es que lo dijo un gringo (y político para colmo). Eso es para ellos peor que usar un micrófono para mentarle la madre a George Washington en tiempo AAA y por cadena nacional de radio y televisión. El cielo se le vino encima al pobre del Andrew, y sus perspectivas políticas se fueron al caño. Esas cinco palabras le garantizan el apoyo del sector más beligerante de su partido y por lo tanto (en un sueño guajiro) podría ser el candidato demócrata para el agarrón 2020, pero jamás podrá ganar el respaldo de la mayoría de su pueblo. Ah, qué signore Cuomo (61, casado y divorciado de una Kennedy –la dinastía es la dinastía, Schwarzenegger hizo lo mismo–, sucesor en la chamba de su papá Mario, tres veces gobernador 1983-1994). Quizá hasta pierda las elecciones del próximo mes por un tercer periodo, buscando empatar el récord de su papá (el lema en su página de campaña contradice su exabrupto antitrumpiano: In these divisive times, the Great State of New York will be the torch); o sea, el estado sí puede ser "grande", pero el país no. No entendió don Andrew que el odio es mal consejero. Esas cinco palabritas que se le escaparon en un arranque de rabia, se las van a poner en su epitafio, seguro.

GUERRA CIVIL

Me dice el paisano Joaquín: "Los coletazos del dinosaurio gringo no serán distintos a los de la mal llamada Intervención Francesa. En todo conflicto, sobre todo bélico, Sinaloa ha salido muy beneficiado. En la segunda guerra mundial, mientras espiaban, los japoneses nos dejaron de regalo la pesca del camarón; los gringos trajeron el auge de la tiburoneada y el jugoso negocio del cultivo de estupefacientes. A río revuelto...".

CEROS

Todas, TODAS, las monedas fíat de la historia (desde el deteriorado denario romano hasta el dólar gringo, pasando por otras decenas de miles) necesaria e inevitablemente se devalúan, o sea pierden su poder adquisitivo (el dólar de hoy vale 3% de lo que valía el dólar hace un siglo) y eventualmente regresan a su verdadero valor: cero. Y el camino al cero final está lleno, precisamente, de ceros muertos. Nada más en la historia reciente, México le quitó tres ceros al peso en 1993. Venezuela le quitó cinco ceros. Turquía le quitó seis ceros. Argentina le ha quitado doce ceros (y va por más). Zimbabue de plano tiró su moneda a la basura. Y ya metidos en órbita, Hungría tuvo que quitarle 4 x 29 ceros a su pengo para crear el florín en 1946 (en su peor momento los precios se duplicaban cada 15 horas). Una modalidad de este fenómeno (menos grave, espero) sufrirá, en el corto plazo, la economía mundial.

MUELLER CLOUSEAU

Cada día que pasa, el fiscal especial Robert Mueller, dizque comisionado para atornillar a Trump, está resultando tan eficaz como el inspector Jacques Clouseau, el genial e hilarante policía francés encarnado por Peter Sellers en las películas de la pantera rosa. En efecto, cada nuevo descubrimiento que hace atornilla más y más... a los oponentes de Trump. Ya estoy sospechando que todo este sainete es una farsa tramada por el mismo Trump. 

gfarber1948@gmail.com   http://www.farberismos.com.mx/web/


Volver arriba