IrreverenteMonterrey
Más del autor

Seguridad sí, pero hasta dentro de tres años, a ver si para entonces aún quedan empresas

A cambiarle el nombre a las Islas Marías

Vivió toda su vida como chabochi y bastó un día para morir como rarámuri

´Recuerda, no eres Dios´

La Roma se repara nada más porque aquí vive el presidente

Él quiere invitar a la ´cuarta república´ a dar una vuelta en su ´carro completo´

Falta concretar, pero la intención es buena (II)

Si no los traicionas, te traicionarán o, ´balas de salva´ para la transición


Fue de las últimas veces que ella platicó así con quien seis años atrás le ofreció la Secretaría de Cultura, si ganaba las elecciones. Y como las perdió, el asunto quedó archivado. La mujer de 86 años se refería a la alianza que en el 2017 estaba por consumarse entre Morena y el PES, aunque la advertencia iba mucho más allá de ese partido político oportunista, que gracias al Dios de Spinoza está perdiendo su registro, y cuya misma suerte debería correr el montón de parásitos que sigue medrando a la vera de nuestros impuestos.

Les platico: un amigo mío, "prepuciano" dentro del círculo cercano al próximo Presidente, me contó que el nombramiento de Bartlett al frente de la CFE tomó por sorpresa a muchos de su equipo. De Tatiana ya nos dimos cuenta que así fue, y a esa  lista se suman los Romo Garza, los Moctezuma Cid y otros a los que las tribus morenistas sin pedigrí llaman los "fifís".

La maniobra –muy arriesgada por cierto, porque los mercados internacionales reaccionaron negativamente de inmediato– consiste en exponer abiertamente al escarnio público, a uno de los despojos más vilipendiados del priísmo cretácico.

La jugada tiene dos propósitos: si el circo romano pide a gritos la muerte del que fue aventado a la arena, a los leones y a adversarios mejor dotados que él, el emperador entonces extenderá su mano con el pulgar hacia abajo, para cumplirse así el exultante grito de los gladiadores, antes siquiera de empuñar sus armas: «Ave, Caesar, morituri te salutant», «Salve, César, los que van a morir te saludan». 

Y si en cambio, la multitud se apiada del nominado, el emperador mostrará su mano con el pulgar hacia arriba para salvarle así la vida y congraciarse con el pópolo.

En ambos escenarios, el gobernante queda muy bien. 

La estrategia no tiene nada de alucinada, si tomamos en cuenta el perfil mostrado en su campaña por el presidente electo, cuando buscó y aprovechó todos los medios a su alcance para congraciarse con el pueblo, al que encima le prometió consultarle todo.

Si Bartlett sabe de este plan y se prestó para ello, podría ser entendible, tomando en cuenta que está corriendo kilometraje extra, dada su edad, más propia de un jubilado que del líder de una de las empresas estratégicas de México en materia energética. Si es así, estaría viviendo sus últimos momentos de gloria.

Y si no lo sabe, entonces podría ser uno de los que fueron llamados con el solo propósito de ser traicionados, antes de que ellos traicionen a quien les convocó.

Así, la presencia de tanto cartucho quemado en las filas de su próximo equipo tendría una explicación: usarlos como "balas de salva", y si se pierden en el intento, no importa, porque las que a partir del 1 de diciembre se usarían para ejercer el poder son "balas de verdad".

Esto me lleva a pensar que las "balas de salva" serían utilizadas solamente en esta etapa de limbo que se abre desde el 1 de julio, que por cierto, tiene de larga e inútil lo de lastimosa y costosa. 

Esta teoría muy personal y sin más bases que la observación, abriría las siguientes categorías entre el equipo del nuevo gobierno:

1.- "Balas de salva": las ya utilizadas en puestos estratégicos, Bartlett, Ebrard en la Cancillería y Romero Oropeza en Pemex, más Dolores Padierna de Bejarano, que se perfila hasta ahora como jefa de la bancada morenista en el Congreso. Su historial ligado al nefasto René, su marido, ni para qué contarlo.

Como líder de la mayoría en el Senado, el polifacético Ricardo Monreal, priísta de 1975 a 1998; líder de la CNC; dos veces diputado federal y senador por el PRI; gobernador de Zacatecas por el PRD; luego senador del PT y más tarde ya en el MC como diputado plurinominal, para terminar en el 2015 en los brazos de Morena, partido por el cual fue jefe de la delegación Cuauhtémoc de la CDMX.

Y entre otros en estas filas, Alfonso Durazo, con un ADN priísta más fuerte que el de Bartlett y Arturo Montiel juntos, que amenaza con ser el próximo secretario de Seguridad, siendo que de policía tiene lo que Bartlett de electricista.

Porfirio Muñoz Ledo, ex-PRI, ex-PRD, hoy casi diputado federal por Morena y ajonjolí de todos los moles. Napoleón Gómez Urrutia, senador plurinominal que aterrizará en México tres días después de que los nuevos legisladores ocupen sus curules, para asegurar que le respetan el fuero que trae bajo el brazo, porque si no, se queda a vivir en Canadá.

2.- Las "balas de verdad" son Manuel Mondragón y Kalb, quien tuvo la valentía de renunciarle al mismito Peña Nieto como Comisionado Nacional de Seguridad debido a que no lo dejaron hacer los cambios que su gran experiencia dictaba, uno de ellos eliminar el polígrafo como prueba oficial nacional, debido a su inutilidad.  

Rocío Nahle, al frente de la Secretaría de Energía; Tatiana Clouthier, como subsecretaria de Gobernación y quien será su jefa, Olga Sánchez Cordero.

También Esteban Moctezuma Cid, en Educación; Carlos Urzúa, en Hacienda y Graciela Márquez Colín, en Economía. 

A esta lista debería sumarse Alfonso Romo Garza, pero hasta en el equipo del nuevo Presidente tienen sus dudas respecto a este personaje, con eso de que los empresarios ya le mostraron al nuevo Presidente que pueden interactuar sin intermediarios.

CAJÓN DE SASTRE:

¿Y qué pasará si el mismo Andrés Manuel López Obrador resulta ser una "bala de salva"? Se pregunta la irónica y mordaz de mi Gaby. 

A lo mejor no anda muy errada, por aquello de que las de "salva" son para la transición... y las "de verdad" son las del poder.

placido.garza@gmail.com

Volver arriba