Sin querer queriendo...


Ervin Trejo es un chavo que juega por la izquierda en el ataque toluqueño y desde el torneo pasado vino ofreciendo algunas pinceladas de buenas hechuras cuando llega la pelota a sus pies.

El domingo hizo dos goles y se puso a la cabeza de la tabla de artilleros junto con Jesús Molina, el sonorense que juega para el Monterrey como volante central, que vino del Santos, a donde llegó luego de su paso por el América y tras salir de Tigres, su alma máter.

En Tigres jamás tuvo una real oportunidad. Nada extraño en Tigres, donde muchos jugadores de la cantera se pierden en el limbo, en la banca o en la ignominia, pero difícilmente llegan a brillar. Aunque sean buenos como Molina.

Pero el que se llevó las palmas fue sin duda Hirving Lozano, que marcó tres goles y les puso la muestra a los artilleros carísimo venidos del sur, que cada temporada llegan al futbol sudamericano... que se juega en canchas de México.

Lozano se tiró un partidazo. El primer gol, un poema. Lo hace Messi, y ya tuviera tres millones de reproducciones en YouTube, pero lo hizo el chamaco Lozano. El picudo argentino Novaretti quiso intimidarlo gritándole e insultándolo, pero el atacante de Tuzos le pegó donde más le duele a un rival: en la red.

Excelente el arranque de Rayados, ganando de visita; aunque los que los vieron dicen que no lo hicieron muy bien que digamos y le cargaron la mano a la defensa central donde juega ‘Chema’ Basanta y el otro cuestionado fue Alex Domínguez, el guardameta... pero como los comentarios vienen de muchos ‘entrenadores’ de las redes sociales, pos no les creo mucho.

Lo que sí pareció raro fue que planteando un partido para no perderlo, hasta puedes ganar sin querer queriendo. Cuando presentas a tres volantes de contención (Sánchez, Celso y Molina) se notan las ganas de poner una muralla en medio y tratar de no perder, más que de ganar... a menos que te encuentres un Molina que se disfrazó de Funes Mori y te ayuda a enjuagar y a planchar el traje.

Como haya sido, el resultado es lo que cuenta... y bien por la Raya.

El silbante, que debutaba en la Primera División, Adalid Maganda, fue severamente cuestionado por su trabajo; no sé si en realidad se equivocó y tuvo que ver con el marcador.

Maganda tiene un rato apareciendo en la Primera A como juez central y llama la atención por el color de su piel; él es de Guerrero, y me imagino que de la Costa Chica, donde existen mucha raza mexicana de origen africano.

Mi compadre está morenito, y hace algunos meses hubo un incidente en un juego de Copa entre Pachuca y Atlante; Maganda iba como árbitro suplente o asistente y cuando pasaba por el vestidor de los Tuzos, rumbo al de los Potros para recoger la alineación, los jugadores pachuqueños hicieron sonidos como los que hacen los changos.

Y usted sabe que parece que no tenemos espejos en la casa... descendemos de mis queridos indios totonacos y chichimecas; somos prietos, feos, trompudos, cabezones, pelos tiesos, ¡¡¡aaaaah!!!, pero si vemos alguien más negrito que nosotros, nos burlamos; como si fuésemos rubios, noruegos de 1.85 de estatura... lo más curioso es ver la indiada chilanga cuando se burlan de los morenos ecuatorianos o colombianos que juegan por estos rumbos... ¡patético!

¿Y los Tigres?

Los felinos Campeones se pueden dar el lujo de descansar a todo su primer equipo (o casi) y hacer un decoroso partido, que no perdieron, nomás porque los francotiradores de Santos traían la mira desviada dos grados a la izquierda.

Santos estuvo más cerca de ganar el duelo que el cuadro del ‘profe’ Ferretti.

Y no perdieron gracias al larguero, al poste y a la oportuna intervención de Luis ‘El Chaca’ Rodríguez que sacó una pelota sobre la línea, cuando Palos ya estaba dándose de besos con la red.

Desafortunada la lesión del chamaco Luis Martínez. Ojalá regrese cuando sea prudente y puede continuar en la carrera. Desde aquí le mandamos un saludo con nuestros mejores deseos de que se recupere pronto.

Y juiiiiimonos!....

TIEMPO DE REPOSICIÓN....

El tuit del director deportivo de Chivas, José Luis Higuera, tras la victoria de Chivas sobre los Pumas, poniendo unos  alimentos para gatos y preguntándose cuál sería mejor para darle a sus mascotas... desafortunadísimo. Patético.

“Cuándo pasó que la directiva del equipo más querido de México se volvió arrogante, burlona y odiosa??? #ConTodoRespeto”.... le respondió Gonzalo Pineda, exjugador de Chivas y Pumas, a Higuera.