Somos agraciados


Los años pasan y el futbol americano estudiantil de Nuevo León sigue siendo el referente para muchos otros programas deportivos del país, incluso hasta el nombre lo replican en otras plazas.

Esto quizá para mucha gente no tenga importancia, pero para quienes gozamos con practicarlo, verlo o en el caso de un servidor reportear todo lo que alrededor del ´deporte de las tacleadas´ sucede es una gran noticia que instituciones como la UANL y el ITESM le apuesten a esta disciplina, que sin duda es la de mayor impacto en la comunidad estudiantil.

Contar con equipos de mucha tradición y que poco a poco fueron creciendo hasta dominar por años –e incluso décadas– el americano estudiantil del país habla del trabajo organizado y con objetivos claros que tuvieron a bien realizar las autoridades de otros tiempos, así como las actuales alrededor del futbol americano. 

Porque no crea que es algo simple, requiere de muchos recursos, de convencer a las autoridades y en algunos casos a los dueños (ITESM) de que el deporte es una inversión y no un gasto. 

Es por ello que debemos estar agradecidos por el hecho de que supieron apostarle al proyecto y hoy, tanto Auténticos Tigres como Borregos Salvajes son garantía de buenos resultados deportivos, académicos e incluso hasta sociales, ya que realizan actividades constantemente en pro de la sociedad.

HOY TIENEN UNA IDEA MÁS CLARA

Estamos a menos de una semana de que inicie la temporada de la Liga de Futbol Americano Profesional (LFA) con el partido entre Fundidores de Monterrey y Dinos de Saltillo en el Estadio Nuevo León Unido, y ahora, con un proyecto mucho más firme que en los dos años anteriores por parte de los dueños y directivos de esta Liga.

Hoy, cada una de las seis franquicias, tienen un propietario –o como usted le quiera llamar–, y eso les da tranquilidad a los directivos, coaches, jugadores y patrocinadores, que son muy importantes para un deporte que busca ser cada año más profesional. 

Contar con ese apoyo económico era fundamental para evitar que el torneo se les complicara por uno u otro motivo, más en México donde aún los empresarios y patrocinadores le piensan mucho para invertir en un deporte que no sea el futbol.

Eso ya quedó atrás y este año tendremos a seis equipos bien organizados, con mucho talento deportivo recién egresado de las Ligas estudiantiles y una que otra incursión de muchachos traídos de los Estados Unidos, que pudiéramos decir es ese toque especial que la afición pide, pero para lo cual se necesita también dinero, el cual a final de cuentas se consiguió y ahí los verá participando con sus respectivos conjuntos durante 2018.

Ahora es nuestro, hay que apoyar en las gradas, y en el caso de un servidor, a través del seguimiento de los equipos y la difusión de sus juegos, prácticas o todas esa labor social que tienen proyectada. Listo, raza, los quiero ver el próximo viernes en el Nuevo León Unido para ser testigo del inicio del ´kick off´ en el tercer año de la LFA.



Volver arriba