Tecnología y envejecimiento activo


"El anciano no puede hacer lo que hace un joven, pero lo que hace lo sabe hacer mejor", Cicerón.

· Es para todos evidente que la población envejece de manera acelerada. No obstante, la esperanza de vida con salud y calidad no aumenta en la misma proporción, por lo que estamos atestiguando un desbalance demográfico con disminución de vida digna para muchos. 

· Para la Organización Mundial de la Salud, "envejecimiento activo" se refiere a hacerlo con salud, seguridad e inclusión; con participación creciente en temas sociales, económicos, culturales, espirituales y cívicos, con el propósito de mejorar la calidad de vida.  Sabemos que, en la medida que una persona envejece, se enfrenta a barreras espaciales y sociales debido a que las amistades y familiares se encuentran menos accesibles; la movilidad individual empieza a declinar conduciendo al aislamiento, soledad, depresión y calidad de vida socioemocional degradada. 

· No obstante, un estudio reciente de la Universidad de Alabama muestra que los síntomas negativos asociados a dicho aislamiento disminuyen hasta un 30% cuando el adulto mayor utiliza la Internet como medio de interacción. Las personas de la tercera y cuarta edad representan actualmente los grupos demográficos de mayor crecimiento en el uso de las redes sociales, multiplicando su presencia en Facebook, Twitter, Skype y otros: 39 millones de personas 65 años o mayores hoy día, con expectativas de llegar a 55 millones para el 2020. 

· Lamentablemente, algunas personas de edad utilizan indiscriminadamente las redes sociales pretendiendo convertirse en consejeros espirituales, portadores del mensaje motivador para iniciar la jornada, en periodistas emergentes – frecuentemente mal informados – y como propagadores de la ciencia y cultura que presumen conocer. 

· Sin embargo, los mayores utilizan con mayor frecuencia la Internet como la enciclopedia impresa de otros tiempos; visitan museos y viajan en el tiempo y el espacio con una curiosidad propia de adolescentes. Mientras que los Millennials están abandonando Facebook en la búsqueda de otros espejos narcisistas, el adulto lo utiliza para socializar con grupos de iguales, conectándose para compartir los tesoros de la tercera edad. 

· Han descubierto en Skype las bondades de la telepresencia para convivir con familiares y amigos geográficamente alejados; han encontrado en las Apps formas de ejercitar su mente y evidenciarse como una de las grandes audiencias que aprenden y se divierten en el mundo digital; han revelado maneras de utilizar el Twitter para combatir la soledad, aun estando solos. 

· En suma, la tecnología está aportando calidad de vida a nuestros mayores, tal vez porque han hecho suyas las palabras de Picasso: "cuando me dicen que estoy demasiado viejo para hacer alguna cosa, procuro hacerla enseguida".

Sigue leyendo...
Volver arriba