Tiempo de re-invertarnos


El tic tac del reloj se vuelve cada vez más fuerte; los meses se convierten en semanas, y estamos a poco tiempo de comenzar a escuchar la cacofónica voz de nuestros vecinos del norte, realizando cambios, cerrando fronteras comerciales y levantando muros, y de este lado esos pensamientos funestos hacen más larga la agonía, sin tomar acciones preventivas. 

• Los miedos paralizan y postergan para un mejor momento las decisiones y hoy debemos de comenzar a actuar, unificándonos desde todas las trincheras, en cada hogar y familia, en cada empresa independientemente del tamaño, y en todos los órganos del gobierno, debemos de estar todos alineados, poniendo un objetivo claro: La productividad y la estabilidad económica del México.

• Siempre he pensado que los cambios son necesarios para salir del aletargamiento y mediocridad en la que se vive actualmente, y me acordé de un libro escrito por Camilo Cruz, llamado ‘‘La Vaca’’. En él narra la historia de un maestro que visita a una familia muy pobre que tiene como única posesión una vaca, les pide asilo y alimentos, ellos le abren las puertas de su casa durante esa noche y lo alimentan con el único medio de sustento: leche y quesos producidos por el animal. Después de desayunar al día siguiente, y con el pretexto de salir a caminar un rato, logra llevar a la vaca a un acantilado y arrojarla a éste. Obviamente, la familia queda devastada por la pérdida. Al pasar un par de años, el maestro regresa a buscar a la familia, con la curiosidad de ver qué había pasado después de su salida. Tarda en encontrar la casa, porque ya se encuentra más grande y renovada; el establo que antes era pequeño, a su regreso es inmenso y con muchas vacas lecheras. El campesino le cuenta que después de su salida fueron semanas muy tristes y angustiantes porque habían perdido el único sustento, pero luego comenzaron a ver la forma de no depender de una sólo animal, y es por eso que había decidido crear un establo más grande, y se convirtió así en el hombre más rico de su pueblo.

• Las decisiones que tome Donald Trump no deben de convertirse en un problema, sino en una oportunidad. Debemos de tirar de una vez la vaca y abrir el panorama que tenemos frente a nosotros. Es necesario ver cuáles son las nuevas opciones: China, Canadá, Asia, Europa, Sudamérica: el mundo es grande. Enfocarnos en las nuevas acciones y, si es necesario re-inventarnos, cambiar los paradigmas que por más de 200 años han sido nuestro talón de Aquiles; renovarnos como una ciudadanía mas comprometida, trabajando día con día para hacer de esta nación una diferente, pero hagámoslo con entusiasmo; el mexicano es alegre y así debe ser nuestra actitud.

• Lo que pase en Estados Unidos, allá se queda. Lo que pase aquí es producto de nuestro trabajo, dedicación y compromiso. Excelente semana.


Sigue leyendo...