Tres palabras de tres


¿Qué tienen en común las palabras: "trifulca", "Treviño" y "trivial"?... Seguro ya observaste que todas empiezan con "t", pero no es ésta la única relación entre ellas; hay algo más profundo que comparten estas voces y que solo sus historias nos podrán revelar de qué se trata.

Empezaremos con "trifulca", palabra que hoy usamos cuando un grupo de personas pierde la compostura y se arma un gran lío. Esta voz, ya lo verás, tiene un origen que sorprende. Viene de "trifurca", un antiguo aparato metalúrgico que tenía tres palancas para dar movimiento a los fuelles que echaban a un horno el aire necesario para mantener las altas temperaturas. La palabra se formó de tri (tres) y furca (que significa horquilla). Para manejar este aparato, se requerían tres personas que con movimientos frenéticos movían las palancas, y ya se imaginarán el escándalo que hacía ese trío. El lenguaje popular hizo metáfora de esta circunstancia, y cuando surgía un alboroto entre varias personas decían: "Se armó una trifurca", que luego, por facilitar la pronunciación, pasó a ser "trifulca". Los avances tecnológicos dejaron en el pasado a las trifurcas que ya no se ven en los talleres metalúrgicos, ¡Ah, pero las trifulcas!, esas parecen eternas. Apenas termina una cuando ya se está armando la otra.

Un apellido muy común en el noreste de México es "Treviño", aunque vale aclarar que no es exclusivo de esta región. Se le encuentra por todos los rincones del mundo hispanohablante a veces como "Triviño". El origen de este apelativo está en los tiempos de la dominación romana en la península ibérica. En los puntos que eran frontera de tres regiones, los conquistadores colocaban unas marcas de piedra a las que en latín llamaban "trifinium" y con el mismo nombre reconocían a los asentamientos cercanos a estas marcas.

La palabra se formó de tri (tres) y finium (que significa límite). En castellano, "trifinium" se convirtió en "trivinium", luego "trivinio" y después "triviño" con su variante "treviño". Así como muchos nombres de lugar se convirtieron en apellidos, Treviño lo fue para algunas personas que habitaban estos lugares que eran límite de tres regiones.

Cuando calificamos algo de trivial, entendemos que se trata de una cosa que no tiene importancia. Esta palabra también tiene su origen en la cultura romana, en donde trivium (tres vías) eran puntos en los que confluían tres caminos. Estos sitios solían ser lugar de descanso y de convivencia para los comerciantes y caminantes que se daban un tiempo para hablar de lo que fuera con tal de pasar un buen rato; por eso, en el mismo latín la palabra "trivialis" adquirió el significado de ´común´ y aún de ´vulgar´. De ahí se derivaría en castellano la voz "trivial", que luego dio origen a la voz "trivia", con la que nos referimos a esos conocimientos que, aunque no tienen ninguna trascendencia, a veces nos da pena no saber.

¿Qué tienen en común las palabras: "trifulca", "Treviño" y "trivial"?... Ahora lo sabemos: trifulca (tres palancas), Treviño (tres regiones) y trivial (tres vías). La historia nos ha dejado saber que las tres... son palabras del tres.


Volver arriba