Tuk Tuk: ¿volver al pasado o soñar con un futuro mejor?


Las he visto en Oaxaca, Chiapas y Guerrero. Son útiles en zonas de muy baja demanda y forma parte de la economía multitarea de familias de escasos ingresos. Juegan un cierto papel en algunos sistemas de transporte de grandes urbes de América Latina, particularmente en la periferia más empobrecida de ciudades como Lima, en Perú. Y claro, abundan en metrópolis asiáticas, con una movilidad caótica e ingobernable.

Forman parte de lo que en el slang de los especialistas en transporte se llama, en un sentido amplio, "paratránsito". En ciudades de primer mundo son servicios muy formales y altamente regulados, en otras son servicios informales, medio formales o tolerados (como los pájaros azules) que aparecen por la fuerza del mercado o la ausente capacidad de los gobiernos para producir servicios para la movilidad, regulares, seguros y con amplia cobertura espacial y temporal. Se prestan en motocicletas normales (moto taxismo), o los famosos Tuk Tuk (Rick Shaw motorizados) o, incluso, bajo la denominación de "raites verdes", con vehículos de bajas emisiones en remotos lugares de California.

En algunos casos tienen lógicas irrebatibles: llenan espacios que los gobiernos no pueden o no quieren llenar. En otros, la mayor parte, se asocian a problemas de inseguridad y calidad del aire, incluso de seguridad pública, pero sobre todo a círculos viciosos en donde la autoridad, simplemente abandona y deja que el "mercado" haga "provisión" de los servicios públicos para la movilidad. En todo caso, el resultado no es bueno, se crean círculos viciosos sumamente complejos y difíciles de resolver.

Dos ejemplos de ciudades colombianas: Ibagué y Sincelejo. El reinado de la motocicleta, incluyendo lo que se conoce como "moto taxismo".

Ibagué es una ciudad de 550,000 habitantes, tiene un parque vehicular registrado de 50,000 vehículos y 105,000 motocicletas. El transporte público va a la baja, de hecho, el número de unidades ha caído de los 1,391 a sólo 1,012 unidades (de 2012 a 2017). Las motos han crecido por la fuerza del mercado, $0 pesos de enganche, su versatilidad y la disminución de la oferta de transporte público.

Sincelejo es una ciudad pequeña, unos 280,000 habitantes, 67% de los hogares tienen una moto y el 7% dos; el 59% de todos los viajes se hacen en moto. El número de motos es incierto, algunas fuentes ubican el número entre 28,000 y 36,000 motocicletas. En el 90% de los accidentes de tránsito está involucrada alguna motocicleta y las aseguradoras ya no venden los seguros que, por ley, deberían vender para este tipo de vehículos. En Sincelejo hay "Día sin moto", se prohíbe llevar personas adicionales ("parrilleros, por problemas de inseguridad e incluso de sicariato) y también hay restricciones temporales a la circulación de motos entre las 23:00 y las 5:00. En Sincelejo, para fines prácticos, no hay transporte público.

¿Deben los gobiernos alentar este tipo de servicios para la movilidad? Puede ser. Vale la pena evaluar este tipo de servicios en lugares de baja o muy baja densidad, con regulaciones muy específicas (Seguridad y Medio Ambiente) e incluso con ciertos soportes financieros, si mejores opciones resultan financieramente inviables.

¿En las grandes ciudades? Las he visto en París, en Champs Elysses, en pequeño número y como parte de las atracciones turísticas; se rentan junto a Lamborghinis y Ferraris. En Ciudad de México se usa la versión que opera con fuerza motriz humana (bici taxis), también para fines turísticos; por cierto, hace como 15 años me subí a una de ellas, me sentí tan mal que decidí no volver a usarlas nunca más.

¿Son una solución de transporte público? No, no hay ninguna ciudad de clase mundial que las cuente como un servicio que resolverá sus problemas de transporte público. Tal vez, por honestidad, debería decir "que no conozco ninguna ciudad que tenga una política de transporte público basada en este tipo de vehículos".

¿Son soluciones para el desempleo? En ese sentido hay mucha experiencia mexicana, ésa fue una de las razones por las cuales aparecieron las famosas "peseras" (60 y 70 del siglo pasado), también fue un programa de uno de los gobiernos poblanos (taxis para incentivar el empleo, todavía hoy sufren con el mercado negro y la sobre oferta de viejos taxis), etc. En todos o casi todos los casos mexicanos, su creación y evolución se asoció a clientelismo.

¿Cuál es la tendencia mundial? Automatización de los sistemas de transporte público masivo (todo tipo de vehículos de gran capacidad), transición a vehículos cero emisiones y servicios sobre demanda vinculados a sistemas integrados. Algo más: autoridades únicas de transporte, con una fuerte regulación sobre los prestadores del servicio e inversiones públicas en medios no motorizados.

¿Volver al pasado o soñar con un futuro mejor?


Sigue leyendo...
Volver arriba