Un 'detashito' en el Concejo 


Un chisme reteque explosivo con respecto al nuevo gobierno regio recorre los pasillos del Congreso y llegó a oídos de Protágoras... 

Rrrresulta que hay harta intranquilidad en la Oficialía Mayor del legislativo local, por ciertos 'problemitas' con la integración del llamado Concejo Municipal de Monterrey, que viene a ser el equivalente al Cabildo incluyendo al alcalde interino, que en este caso es Concejal Presidente. 

Ahí le va... Según trasciende, por lo rápido que fueron los nombramientos, no se dieron cuenta que la mayoría de los concejales -sí, dijimos la mayoría- no cumplió, al momento del dictamen, con los requisitos necesarios para ser miembros del Ayuntamiento, en especial con el tema de la residencia, donde se pide un año mínimo de vivir en Monterrey. 

Claaaro, por lo complicado y cardiaco que fue ponerse de acuerdo entre partidos y nombrarlos, ahorita los diputados se estarían haciendo de la vista gorda ante dichas anomalías, porque si de por sí fue un suplicio sacar adelante el tema, imagínese las grillas de echarlo para atrás... 

Sin embargo, la Oficialía Mayor si andaría en un dilema, pues no puede caer en 'default' y violar las reglas al emitir un dictamen así... El problema es que el dictamen ya se emitió, por lo que andan apuradísimos pidiendo a los concejales que vean como cumplen con la papelería y aportan las constancias necesarias. 

Y es que, según nos cuentan, ni siquiera el propio concejal presidente Bernardo González Garza ha logrado presentar todos los documentos requeridos. ¡Uuuuups! 

*** 

Muucha especulación se ha hecho con respecto a qué va a pasar si el gobierno del estado sale con que no hay dinero para las elecciones nuevas de Monterrey... 

Hay hasta quien dice que, en un caso extremo, la contienda se tendría que empujar para febrero, y ya sería el Congreso quien tendría que asegurarse de incluir la partida correspondiente en el presupuesto estatal 2019, obligando por supuesto al estado a sufragarla. 

Nomás que, ojoooo... Los espías de Protágoras le dicen a este columnista que la realidad es que Jaime Rodríguez, como es su costumbre, nomás le está apostando al show mediático para ver si así se cuela más seguido en las noticias, porque como nunca tiene ni obras ni programas que presumir, sólo así "da nota". 

De hecho, se le escuchó decir al propio Consejero Presidente de la Comisión Estatal Electoral, Mario Alberto Castillo, que en Palacio de Gobierno le dijeron que "no se preocupara", que el dinero no iba a faltar. 

Lo que nos lleva a concluir que lo más probables es que esto sea una maniobra más del gobierno estatal para acaparar la atención con esa dizque negativa a pagar las elecciones extraordinarias, cuando en realidad en lo privado ya dieron su brazo a torcer. 

*** 

Protágoras le adelanta la exclusiva de que el que hoy estará dejando su cargo y entregando su oficina a un funcionario entrante es el Tesorero de Monterrey, Antonio Martínez Beltrán, quien supo ver por dónde venía la rola y se adelantó... 

Y es que bastaba con analizar con cuidado las indirectas que aventó Bernardo González Garza la noche del martes, cuando habló de cambiar secretarios y dijo que sus prioridades eran "finanzas, desarrollo social, policía y deporte", para saber de qué lado mascaba la iguana... 

Por supuesto, Toño Martínez se previno y elaboró una carpeta completísima que estará dejando al nuevo concejal presidente, donde detalla todos los avances y logros que tuvo Monterrey en materia financiera, que no fueron pocos. 

Si un funcionario deja buenos números es Martínez, pues de una deuda consolidada de $3,600 millones que les dejó Margarita Arellanes, este señor logró bajarla en 35% al pagar más de $1,300 millones, cosa nada fácil cuando eso representa una cuarta parte del presupuesto anual. 

Tanto, que lograron mejoras en la calificación crediticia del municipio con S&P y HR Ratings, alcanzando el nivel AA positiva, y un "semáforo verde" con secretaría de Hacienda. Incluso, dejan en caja $110 millones para aguinaldos. ¡Óraleeee! 

*** 

Escucha Protágoras que los 'Caintros' andan bien preocupados por lo que viene para el próximo año, porque entre el alza de los energéticos, en especial el gas natural, y los tumbos que anda dando López Obrador con asuntos como el aeropuerto, las perspectivas económicas 2019 no lucen naaada prometedoras. 

Curioso también que se le escuchó meterse en la polaca local a Juan Ignacio Garza Herrera, presidente de Caintra, pues hace unos días manifestó su desconfianza con respecto a lo que pueda pasar con la nueva elección de Monterrey, pues el empresario dijo, "fui funcionario de casilla y vi que el sistema es muy vulnerable". ¿Desconfían acaso los industriales de la sautoridades electorales? 

***   

¡¡ Yássas !! 


Volver arriba