Un nuevo México


Pasadas las recientes y turbulentas aguas electorales que dejaron a su paso para algunos varios, incertidumbre, desolación, tristeza, heridas y lesiones de consecuencias prolongadas difíciles de sanar, a continuación como país, nos viene de manera inminente, la quirúrgica labor de cicatrización entre nuestra sociedad que sin la implementación de un programa inteligente, audaz, honesto e integral, harán cada vez más difícil la reconstrucción de ese nuevo México que tanto hemos anhelado.

Un México trabajador, pujante, innovador, creativo, decidido, empeñoso, íntegro, honesto y limpio. Un México de genuinos valores de buena moral que lleven en su formación a la sociedad al bienestar y plenitud integral que, desde la lucha de Independencia, no hemos podido conquistar.

La corrupción, la transa, el moche y todos aquellos vicios lejanamente arraigados en la idiosincrasia del mexicano son la triste consecuencia de la degradación en la escala de valores sociales, morales, culturales y humanos con la que, con la ayuda de las influencias comerciales, consumistas y de moda, nuestra sociedad se ha ido formando.

La desorientación en la brújula de los valores ha llegado a grado tal, que la propia comunidad por moda y no por sentido común, y sin el mayor esfuerzo más allá que teclear desde su teléfono y buscando sus cinco minutos de fama, por ejemplo, se manifiesta pública y airadamente en contra del maltrato animal, pero no en contra de poco criterio aplicado al sentido común y la ilegitimidad social en algunas acciones de gobierno.

Se potencializa y se defiende hasta la injuria por ejemplo, un supuesto "derecho animal" que mediáticamente se coloca por encima del derecho humano, pues en lo particular, no me ha tocado observar esa misma vehemencia en las manifestaciones mediáticas en contra de los graves problemas sociales que se dan en cualquier calle del centro de la ciudad en la presencia de, por ejemplo, los vagabundos, seres humanos como usted o como yo, que no están siendo atendidos más que por la caridad y la mano de Dios.

Otro ejemplo es esa nuestra inseguridad tan monstruosamente organizada que viene siendo una consecuencia más de las malas políticas públicas que han dejado en el abandono formativo a la sociedad que ante la necesidad de subsistir, buscando conforme su mala formación, "su bienestar" y ante las precarias oportunidades de hacerse, ya no digo de ingresos dignos, sino elementales, se ven forzados, la mayoría de las veces irreverentes ante la costumbre, a delinquir como una forma de vida.

Pero en el México de hoy, luego de intentos fallidos, infructuosos y sangrientos, las políticas de seguridad siguen siendo las mismas, gastar millones y millones de pesos en una industria de armamento para equipar con armas, patrullas, foquitos y uniformes a las Policías que la mayoría de las veces, ni están en condiciones físicas, ni capacitadas profesionalmente para operar estos peligrosos instrumentos de trabajo.

¿Por qué? Porque igualmente vienen malformados de la misma manera en que nuestra cultura corrupta se ha incrustado en la formación de nuestras sociedad.

Construir un nuevo México va mucho más allá que reformar leyes o reclutar y equipar las policías. Construir un nuevo México es formar desde su cimiento a una sociedad nueva, inteligente, audaz, honesta, trabajadora, limpia, íntegra que permita en la sociabilidad de nuestras comunidades, encontrar la armonía y el bienestar que nuestro nuevo México reclama.

Hoy por hoy y ante el inicio del nuevo gobierno federal, nuestro futuro Presidente tiene la oportunidad extraordinaria de escribir una nueva historia de bien reencauzando a través de su gobierno, la buena formación en los hábitos de nuestros pequeños educandos aprovechando la experiencia, la capacidad, la integridad y los valores de aquellos que forjándose a sí mismos sobre el camino del bien, están dispuestos a aportar "lo que les resta de vida" por construir el nuevo México que el bienestar de la sociedad demanda.

Tal es el caso del profesor Ricardo Torres Martínez y Gregorio Sosa Sauri, hombres de probada solvencia moral que en breve entregarán a la Presidencia de la República a través de Alfonso "Poncho" Romo, una propuesta de programa integral de formación sana de las comunidades, que permitirá reencauzar los valores sociales, culturales, morales, deportivos y familiares de nuestras sociedades para construir de una vez por todas, el nuevo México que todos merecemos.

Por hoy es todo amable lector, medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy, sea para Usted un reparador domingo, Nos leemos en cabritomayor.com, donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas, además de las más importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en "Crack" nos tendrá el próximo viernes en "Por los senderos taurinos", esa misma noche en la Monumental Lorenzo Garza y aquí mismo dentro de ocho días.


Volver arriba