Un nuevo proyecto de vida


El aguinaldo no solamente puede servir para gastarlo en la última quincena decembrina, también pudiera convertirse en la piedra angular de su próximo negocio.

• En México mas del 98% de las empresas son familiares y nacieron de la iniciativa, visión y entusiasmo de personas que estaban convencidas de ofrecer un producto o servicio que revolucionaría el mercado y estas pequeñas empresas son el motor que ha mantenido a flote a este país en los últimos años. 

• A estas alturas del mes ya recibió el aguinaldo, algún bono e incluso el fondo de ahorro y quizá ha pasado noches de desvelo pensando a dónde debe ir a parar ese ingreso extra, a lo mejor le atrae comprar un carro nuevo o quizá darse ese viaje que tanto ha soñado; pues bien, yo creo que si las deudas están al corriente, usted podría pensar en invertir ese dinero en algo que pueda generar ingresos adicionales a su familia. Y posiblemente la idea de iniciar un negocio ha pasado por su mente, pero los miedos de un fracaso dan por terminado ese sueño. La realidad es que iniciar una empresa no es fácil, pero le quiero dar algunas ideas que pueden ser de utilidad:

• 1.- Piense en una empresa que dé un valor agregado a lo que ya existe. Si partimos de hacer lo mismo, comenzamos mal. Existen en nuestra sociedad un sin fin de necesidades que no se han cubierto, lo importante en el éxito de un negocio es unir un requerimiento con un producto o servicio. Sálgase de la caja de bateo y, sobre todo, piense diferente, decía el periodista Walter Lippmann “Donde todos piensan igual, nadie piensa mucho”. Atrévase a ser disruptivo y cambie las reglas de juego. 

• 2.- Tómese con calma su proyecto y dedique varias noches a lado de su computadora, cuaderno y calculadora. Piense bien en cada una de las cosas que requiere para echarlo a volar: Inventario, equipo, mobiliario, personas; Póngale precio a cada una de ellas, piense cómo va ser la operación de su negocio, día con día. Busque a las mejores personas que le ayudarán a echar a volar su proyecto, platique con ellas, comparta su entusiasmo.  

• 3.- Revise su presupuesto. Siempre es bueno saber con qué cantidad de dinero cuenta, ¿Le alcanza? ¿Requiere de más capital? ¿De dónde se financiaría?  Es importante, si ya llegó a este punto de su proyecto, no fincarlo en ilusiones; es decir no haga números alegres, porque eso no funciona en una empresa, y menos en una nueva. Se tiene que ser sumamente realista. Por ejemplo: ¿Qué pasaría si ya compró su inventario, pagó el primer mes de renta del local, contrató a su equipo de trabajo y su presupuesto se terminó? ¿Qué haría en ese caso? Esto puede suceder. Tenga siempre las respuestas correctas. 

• Los ingresos extra que se reciben en estas fechas pueden ser la base para iniciar un gran proyecto de vida, pero lo importante es que no sueñe. Sea realista.

•¿Cuál es la base del éxito de un nueva empresa? Un buen producto y/o servicio, (más) la planeación adecuada, siempre tenga los pies en la tierra, (más) un presupuesto claro, certero y confiable. Siempre es bueno saber a dónde acudir en caso de requerir una fuente de financiamiento. Lo anterior no basta si el miedo continúa. Al momento en que la decisión esta tomada muchas familias dependen de usted, por lo que la confianza y el entusiasmo le ayudarán a mantener el vuelo. 

• No se olvide nunca de tener a su lado personas expertas, eso es la base para el éxito. Dios bendiga cada una de sus decisiones.

Sigue leyendo...