Un poquito de todo


Amigas y amigos aficionados a la fiesta más bella de todas las fiestas, la fiesta brava, en nuestra columna de hoy tenemos un poquito de todo.

Hace dos domingos, en el Cortijo Las Arboledas del profesor Ricardo Torres Martínez, una vez más se coloca la prestigiada la peña que lleva en nombre del ‘profe’ en la historia del toreo, al llevarse a cabo sobre su ruedo, la graduación de la primera generación de nuevos aficionados instruidos por el experimentado novillero saltillense en el retiro, Antonio Santos.

Luego de poco más de cuarto meses de clases sabatinas sobre los temas básicos del toreo, que fueron desde aprender a ver los toros en su naturaleza, hasta la liturgia de la fiesta de toros -pasando por la magia de hacer y sentir el toreo ante bravas becerras-, un poco más de una veintena de entusiastas estudiantes fueron graduados en una solemne ceremonia, donde todos tuvieron nuevamente la oportunidad de expresar lo aprendido ante ganado proporcionado por otro grandioso y entusiasta saltillense que se sumó a la causa, el ingeniero Armando Guadiana Tijerina.

Y como colofón y broche de oro, otro sensacional ganadero y aficionado práctico coahuilense, Francisco Miguel Aguirre Farías, ‘Pancho Miguel’, ofreció una extraordinaria conferencia sobre su revolucionaria teoría que, avalada por gente importante del toro de aquí y de la madre patria, ha desplazado el mito sobre la creencia de que el toro embiste al color rojo, para dar paso a la lógica aplicada en el sentido que la embestida de los toros es estimulada como medio de ataque en defensa por la creencia que la muleta puede ser un animal depredador.

¡Enhorabuena al ‘profe’ Ricardo Torres Martínez, a Toño Santos, al ingeniero Guadiana y a ‘Pancho Miguel’!, por hacer con estas importantes aportaciones, por amor a la fiesta, una mejor y más preparada camada de nuevos aficionados que, ‘envenados’, poco a poco repoblarán los tendidos de nuestras plazas de toros.

¡Y enhorabuena también a la última auténtica figura del toreo mexicano, al maestro Eloy Cavazos!, quien el pasado día 2 de este mes de diciembre abrió las puertas de su cortijo a los alumnos del profesor Rodrígo Cue (a aquellos que hicieron la suerte del Tancredo en la Monumental Monterrey, durante el serial de novilladas) a presenciar la fiesta de toros desde otra óptica, durante la celebración del festival taurino que realizó a beneficio de la escuela Escuela Prevocacional del Padre Severiano Martínez, donde el propio diestro cortó las orejas y rabo de un bravo novillo, mientras que el segoviano Pablo de la Fuente y Rubén Rivera ‘El Papero’ se hicieron de una oreja, en tanto que el madrileño Santiago Espín, luego de meritoria labor, diera una vuelta al ruedo con mucha fuerza.

Y el que sigue sumando fechas y orejas es el novillero regiomontano Cayetano Delgado, quien el pasado 10 de diciembre -en el Lienzo Charro de Santiago Tezontlale-, se hizo de una meritoria oreja para abultar aun más su palmarés, antes de cerrar el año el próximo día 27 de este mes en el Estado de México. 

Y el que estrenará su alternativa ‘estrenando año’ es el matador de toros regiomontano Sergio Garza, quien hará el paseíllo el próximo 5 de enero en la comunidad de Pocboc, Campeche, en un mano a mano con el hidrocálido Alejandro López, ante impresionantes toros de la ganadería de César Cervera, en la corrida de feria de aquella localidad.

Y el que no tiene descanso es el entusiasta presidente de la peña taurina El Toreo, Noé Elizondo, que la noche de anoche echó la casa por la ventana al celebrar la tradicional posada navideña entre socios y sus esposas, en el tradicional e histórico local sede del emblemático grupo. 

Y en donde el pasado sábado también celebraron posada es en la peña taurina del ‘profe’ Ricardo Torres Martínez, donde además de compartir parabienes, se dieron hasta el lujo de torear tras becerras y lidiar de ‘piñata’ a un toro de regalo patrocinado por la entusiasta y guapisima organizadora Karla Saldaña, a quien desde aquí, le enviamos nuestra más calurosa... ¡enhorabuena!

De la misma forma que al novillero en el retiro, doctor y amigo Mario Ochoa, quien el pasado sábado fue reconocido con un convivio por la peña taurina Arte y Figura, por su gran trayectoria taurina desde la década de los 70, y por su generosidad profesional a los miembros del gremio taurino.

Ya por último, nos despedimos con la triste noticia del fallecimiento ocurrido el pasado miércoles del matador de toros hidrocálido en el retiro, Fabián Ruiz, a la edad de 68 años, hermano del gran taurino y cantante Napoleón, quien no pudo superar una neumonía pues -según nos dicen- nunca quedó bien de un pulmón que le quedó muy dañado, luego de recibir una cornada que le propinó ‘Montañes’, de la ganadería de Reyes Huerta, en Tijuana el 27 de julio de 1969.

Para las nuevas generaciones de aficionados taurinos, nos platica su amigo y compañero de andanzas, Rogelio Soto ‘El Gato‘, José María ‘Napoleón’ era el que quería ser torero y acabó por ser una gran cantante... y su hermano Fabián soñaba con ser cantante, y acabó en torero, en un gran matador de toros... pues, lo que es el destino caray.

¡Ánimo!, y por hoy es todo amable aficionado, nos leemos el domingo en Opinión Editorial de El Horizonte y el próximo viernes aquí mismo, pero mientras esto llega, que Dios reparta... ¡suerte!


Volver arriba