Una historia de 30 años


En 1985 el PAN perdió por última vez la alcaldía de San Pedro. Desde la histórica victoria de Mauricio Fernández en 1988, hasta su más reciente triunfo en el año 2015, a lo largo de 10 administraciones el partido albiazul ha encabezado el gobierno municipal de forma ininterrumpida.

Las elecciones locales de cada tres años, fungiendo como un refrendo de las decisiones de los ayuntamientos panistas, han arrojado como resultado, una y otra vez, que la mayoría de la gente de nuestra ciudad quiere seguir confiando a Acción Nacional la atención de los asuntos públicos de la comunidad. Gracias a este refrendo ganado 10 veces seguidas, San Pedro Garza García ha adquirido fama nacional para el partido como la “Joya de la Corona” panista.

Estos triunfos no son casualidad. En San Pedro el electorado es exigente, la gente participativa y el ciudadano influyente. Desde que el PRI perdió su dictadura perfecta con un control absoluto de la totalidad de los gobiernos, que era para efectos prácticos una herejía de nuestro sistema constitucional concebido como democrático, Acción Nacional ha consolidado en San Pedro un mandato prolongado, que a diferencia del de la época priísta, ha permanecido en el tiempo por un aval espontáneo otorgado sin coacción por los sampetrinos, elección tras elección.

Difiero de quienes opinan que el PAN gana en San Pedro, postulen a quien postulen. La elección pasada de gobernador, el candidato del partido albiazul, Felipe de Jesús Cantú Rodríguez, perdió en todas y cada una de las casillas del municipio. Ni en las casillas de las secciones electorales históricamente más panistas, pudo el PAN ganarle al Bronco. La moraleja de esta experiencia es clara: el respaldo al PAN en San Pedro no es ciego e incondicional. Funciona de forma recíproca. El PAN sigue ganando en la ciudad porque los gobiernos municipales de San Pedro han funcionado para el ciudadano.

Los gobiernos del PAN en San Pedro han sentado ejemplos de buenas prácticas de políticas públicas a nivel Latinoamérica. Los procesos de participación ciudadana en las decisiones municipales, instaurados a raíz de los gobiernos del PAN, son esquemas que han sido replicados a nivel nacional y llevados a leyes estatales para que obligatoriamente tengan que incluirse en el resto de los ayuntamientos de Nuevo León. En San Pedro, consejos ciudadanos, de gente que no recibe ningún tipo de remuneración, revisan los procesos de adquisiciones, seguridad y de atención a la ciudadanía. Desde el municipio se respaldan los proyectos de quienes cuentan con el espíritu emprendedor que nos distingue a los sampetrinos, y se fomenta el consumo local para impulsar la rentabilidad de los restaurantes y locales que se instalan en San Pedro. Organizaron a todas las colonias con mesas directivas y durante las épocas de la crisis de seguridad, el orden que el gobierno municipal logró mantener en San Pedro ayudó a incrementar la demanda de los bienes raíces y, por lo tanto, a aumentar el precio de los inmuebles de la gente que aquí habita. En esos años, mucha gente se fue a vivir a Estados Unidos; pero muchos otros que habían abandonado el municipio para irse a vivir a otras zonas de la ciudad, regresaron a San Pedro. En materia de política social, los gobiernos municipales han hecho de este municipio el único en México con el índice de pobreza extrema en cero.

La elección de cada tres años, no es una cuestión de trámite; es una nueva encrucijada para el panismo de San Pedro. Siempre es un reto convencer a la gente que el PAN debe de seguir gobernando. Aunque han sido muchos los éxitos, pesan siempre, al menos, dos factores: el desgaste natural de gobernar y la factura política de los errores de las administraciones municipales. Para esta elección, el PAN de San Pedro ha optado por una estrategia inteligente: escogiendo una candidata que significa un cambio desde adentro del propio partido, pero que lleva con ella el sello de honradez y experiencia que distingue tradicionalmente a los abanderados albiazules. A ella no pueden achacársele los errores de esta administración, pues no trabaja en el municipio desde hace más de nueve años. Ni pueden tampoco atribuirle a su proyecto el desgaste del gobierno actual pues dentro del PAN, de una forma prudente, ha expresado su deseo de que el ayuntamiento incluya más a los ciudadanos en su toma de decisiones. Con Rebeca Clouthier, el PAN demuestra que tiene capacidad propia para renovarse y seguir transformando San Pedro.

roberto.mtz05@gmail.com

Twitter: @Roberto_MtzH


Sigue leyendo...
Volver arriba